17 cazadores se saltan el confinamiento en Aragón y les pillan con carne no apta para el consumo

Un vehículo transportaba 28 jabalíes abatidos en la cacería de Sos. - GUARDIA CIVIL

Efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil han denunciado este fin de semana a 17 cazadores por incumplimiento de las limitaciones de movimiento decretadas por la crisis sanitaria. En concreto, 14 de ellos se había desplazado desde Navarra para participar en una batida de caza mayor en Sos del Rey Católico y tres desde Zaragoza a Urrea de Jalón para practicar deporte cinegético.

El sábado, 14 de noviembre, efectivos del SEPRONA tuvieron conocimiento de que se iba a celebrar una batida de caza mayor en una finca situada en la localidad zaragozana de Sos del Rey Católico. Los agentes se desplazaron a la zona para verificar que se cumplían las medidas sanitarias.

Apoyados por una patrulla de Seguridad Ciudadana de la Benemérita de Sos del Rey Católico, identificaron tanto a los cazadores como sus vehículos, comprobando que 14 de ellos se habían desplazado desde la Comunidad Foral de Navarra, por lo que fueron propuestos para una sanción por el incumplimiento de las limitaciones de movilidad entre comunidades autónomas, decretadas por la normativa vigente.

A última hora de la tarde de ese mismo día, especialistas del SEPRONA de Zaragoza y Ejea procedieron a la inspección de un vehículo, a la entrada de la localidad de Undués de Lerda, que transportaba 28 jabalíes abatidos en la cacería de Sos. Al parecer, las piezas iban con destino a una empresa de Huesca para su comercialización.

Los guardias constataron que estas personas no llevaban la documentación pertinente para garantizar la trazabilidad del producto y que los animales se encontraban eviscerados. Asimismo, el vehículo no tenía en vigor el certificado que posibilita el transporte de mercancías perecederas y que garantiza la cadena de frío.

Por ello, los agentes confeccionaron el correspondiente acta de denuncia para su remisión a la autoridad competente. También solicitaron la presencia de los veterinarios del Servicio Provincial del Departamento de Sanidad de Zaragoza que, tras realizar la inspección, determinaron que los animales no era aptos para el consumo humano, decretando su destrucción.

URREA DE JALÓN

Por otro lado, el domingo, día 15, el SEPRONA de la Guardia Civil de Zaragoza identificó a varias personas en el exterior de una caseta de cazadores, ubicada en un coto de caza de la localidad de Urrea de Jalón.

Los agentes comprobaron que tres de las personas se habían desplazado a esta localidad desde Zaragoza, con sus armas y perros, para realizar deporte cinegético. Por ello, fueron propuestos para sanción por el incumplimiento del confinamiento perimetral de la capital aragonesa.

EP