259 días agónicos para el ocio: “tenemos que aguantar que nos digan que no les tiembla el pulso”

Reunión de representantes del ocio y hostelería zaragozano frente a la Aljafería, en una imagen de archivo

Han pasado ya 259 días de angustia y agonía desde que el sector del ocio nocturno cerró, un sector muy castigado que agota hasta su última bala en busca de un soplo de aire fresco que les mantenga a pie de batalla. Hoy 30 de diciembre, representantes del ocio y hostelería zaragozano, se han reunido frente a la Aljafería con motivo de la aprobación de los presupuestos de 2021. De los 167,6 millones de euros no se contemplan ayudas al sector.

Bajo la pancarta “SOS OCIO 259 DÍAS CERRADOS” han protagonizado una cacerolada en ´petit comité´ al grito, megáfono en mano, de Alberto Campuzano (presidente de la asociación de discotecas de Zaragoza): “Tenemos que aguantar que nos digan que no les tiembla el pulso. ¡Ni un solo local ha sido responsable de un brote  o rebrote!”.

El sector reivindica futuro y reprocha al Gobierno de Aragón no haber cumplido con su obligación legislativa. Amenazan con presentarse frente al juzgado como última opción ante el caso omiso de escritos y una única reunión de apenas 20 minutos sin solución alguna.

Lo cierto es que el estado es crítico, se encuentran sin ingresos pagando todos los gastos: alquileres, luz, créditos… que en  algunos casos fueron concebidos bajo las falsas promesas de una nueva normalidad en el sector. El propio Campuzano nos habla de aquellas ayudas que se prometieron pero no han llegado: “han comunicado que van a dar ayudas, pero de momento no ha llegado apenas nada”.

Hablando en cifras, de 415 locales, 100 podrían haber cerrado definitivamente y otros tantos están al borde del desahucio. El 90% de la plantilla, en el caso del ocio nocturno, está desempleada, muchos ni siquiera con un paro que les respalde, y con la advertencia de que hasta junio/julio no se reanudará la actividad. Calculan que este año podrían haber perdido 100 millones de facturación. Y las ayudas prometidas son insuficientes, corresponden a un total de 11 euros el día.

Campuzano recuerda que el ocio nocturno no es  problema sino la solución “la gente se va a fiestas privadas, privadas de todo: de control de aforo, de distanciamiento… La solución es que los locales de hostelería cumplan y el que no cumpla, que lo cierren”.

Se apaga la esperanza en un sector abandonado.

 

Cristina Lázaro de Blas