Alerta por aumento de estafas telefónicas a comercios y restaurantes de Zaragoza

La Policía Nacional ha detectado un incremento en las estafas en comercios de la ciudad de Zaragoza a través de un fraude en el que se insta a un empleado a realizar supuestos pagos urgentes del negocio en el que trabaja, amenazándole en caso contrario con graves daños para la empresa, para lo que alguno incluso ha llegado a utilizar su propio dinero.

El modus operandi seguido por los estafadores comienza con una llamada por teléfono a un empleado de un negocio, identificándose como representantes de una empresa cliente, o de transportes, y haciendo creer al trabajador que debe realizarles un pago por un producto o servicio inminente, del que le aseguran que ya tiene conocimiento el encargado o dueño del negocio.

Para ello facilitan datos veraces, previamente obtenidos, de los encargados o dueños del negocio, como sus nombres o teléfonos, según ha informado desde la Policía Nacional en una nota de prensa.

Los estafadores convencen al empleado de que no puede ponerse en contacto con su superior en ese momento, bien porque los defraudadores se encuentran hablando con él por otra línea o por cualquier otro motivo. En ocasiones, mantienen al dueño o al encargado ocupado para que no pueda atender al empleado.

Los delincuentes apremian al empleado a actuar con urgencia y lo asustan con graves consecuencias para el negocio si no acceden a realizar los pagos que les solicitan, como multas por un incumplimiento de contrato de las que se haría responsable al trabajador.

ACOSO Y AMENAZAS

Este, ante los datos veraces que le facilitan, la urgencia con la que le acosan así como las amenazas de graves consecuencias para la empresa, de las que pueden culparle, accede a recabar todo el dinero posible de la empresa, e incluso, en algunos casos, han llegado a sacar dinero propio para adelantarlo y realizar los pagos que les solicitan.

Durante todo el proceso de pago, los estafadores van guiando y dando instrucciones a sus víctimas para que el dinero se ingrese en cajeros de bitcoins, mediante códigos que les remiten por whatsapp. También llegan a solicitar datos del empleado como su DNI, o datos bancarios, para «ayudarle» a realizar los pagos.

En ocasiones combinan diferentes llamadas al local y al móvil del empleado para causarle estrés y confundirlo, a fin de ofuscar su razonamiento y no permitirle reflexionar ante las acciones que le solicitan.

NO HACER CASO A LA LLAMADA

La Policia Nacional ha recomendado no hacer caso a la llamada, colgar y ponerse en contacto con los encargados del negocio o con la persona que el estafador haya utilizado como garantía de la necesidad del pago para aclarar la situación. Además, se insta a las víctimas a interponer denuncia y facilitar los datos aportados por los estafadores.

Igualmente, las fuerzas de seguridad han recordado que desde el Área de Participación Ciudadana de la Policía Nacional, a través del Plan Comercio Seguro, se está en contacto permanente con los establecimientos comerciales para dar consejos sobre prevención y a la vez establecer canales de interlocución bidireccionales.