Alerta naranja del Plan Municipal de Protección Civil por olas de calor a partir de este jueves y hasta el próximo domingo. AZ

El Ayuntamiento de Zaragoza activará la alerta roja del Plan Municipal de Protección Civil por olas de calor a partir de este martes y hasta el próximo domingo, ante las altas temperaturas que se esperan en la ciudad durante toda la semana.

Según la Agencia Estatal de Meteorología, el termómetro alcanzará máximas entre los 39º y 44º grados a partir de este martes, mientras que las mínimas no bajarán de los 22º y llegarán a los 25º el sábado, unas temperaturas que con alguna oscilación se mantendrán hasta final de semana.

Esta previsión meteorológica, con seis jornadas consecutivas en las que tanto los días como las noches serán muy cálidas, ha llevado al Servicio Contra Incendios, de Salvamento y Protección Civil a activar la alerta roja desde este martes 12 de julio hasta el domingo 17 de julio, ambos incluidos, por orden del concejal delegado de Bomberos, Alfonso Mendoza. La emergencia podrá modularse en función del pronóstico.

Mendoza ha expuesto que «el plan se activa cuando las temperaturas sobrepasan los 39º y a su vez el mismo día no descienden de 22º grados. Esta situación térmica la vamos a tener cuando menos hasta el domingo y, por ello, activaremos el plan de emergencia en su fase roja».

Reducción del precio para entrar a las piscinas

Entre las medidas adoptadas para estos casos, se reducirá el precio de la entrada individual de las piscinas municipales, siempre que se adquiera en taquilla. El coste pasará de 4 euros a 2,5 euros en caso de los adultos; de 2,70 a 2 euros para menores de edad; y de 2,60 a 2 euros para mayores de 65 años y pensionistas.

Aunque todas las personas pueden sufrir trastornos ante el exceso del calor, las personas mayores de 65 años, los menores de cinco años, especialmente los bebés, y aquellas que realicen una actividad que requiera mucho esfuerzo físico presentan un mayor riesgo.

El albergue municipal flexibilizará el horario de entrada y la estancia, y ha habilitado una fuente de agua fresca en el patio, al tiempo que se está trasladando a los usuarios recomendaciones para evitar riesgos.

Los voluntarios de Protección Civil vigilarán los espacios abiertos y las zonas verdes para atender incidencias y recordar a los vecinos/as los cuidados personales, y se activarán las fuentes para que los ciudadanos puedan refrescarse.

Desde el Ayuntamiento se recomiendan las siguientes medidas de precaución: beber agua sin esperar a tener sed; evitar todo tipo de bebidas alcohólicas; si se está tomando de forma crónica alguna medicación, consultar con el médico; evitar las comidas calientes o pesadas; utilizar ropa apropiada, utilizar sombrero o gorra para protegerse del sol y crema de protección para los rayos solares.

Ventanas y persianas cerradas durante el día

Durante el día, mantener las ventanas y persianas cerradas para proteger la vivienda del calor y aprovechar para ventilar la casa por la noche, cuando las temperaturas han descendido.

No es recomendable realizar actividades que exijan esfuerzo físico importante cuando está haciendo mucho calor; hay que planear las actividades en la mañana o en el atardecer cuando las temperaturas no son tan altas, y no se debe dejar a niños, ancianos o animales en coches con las ventanas cerradas.

El exceso de calor puede deberse a una exposición muy intensa y corta o a una mantenida en el tiempo. Los primeros indicios son calambres, irritación de la piel o quemaduras, agotamiento o temperatura elevada. En esos casos, se recomienda buscar refugio en la sombra o en un lugar con aire acondicionado; tomar una bebida no
alcohólica fresca, descansar, tomar un baño o una ducha con agua fresca y ponerse ropa ligera.

Si aparecen síntomas más graves, como dolor de cabeza, vómitos o pérdida de consciencia, se debe acudir al médico rápidamente, a través del servicio de Urgencias o los teléfonos 061 o 112.