Aragón destina 2,7 millones de euros a nuevas líneas de ayudas para el turismo y la hostelería

El Gobierno de Aragón destina casi 2,7 millones de euros a nuevas ayudas para el turismo y la hostelería. Se trata de dos líneas de subvenciones, la primera de ellas relativa a asociaciones y entidades del sector y la segunda a los distintos establecimientos de la región, para que doten sus espacios de las máximas medidas de seguridad frente a la COVID-19.

Así lo ha explicado el vicepresidente del Gobierno de Aragón y consejero de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial, Arturo Aliaga, en una rueda de prensa, acompañado por la directora general de Turismo, Elena Allué.

Aliaga ha señalado que estas dos líneas de ayudas se han realizado por tramitación anticipada y que salen publicadas este martes en el Boletín Oficial de Aragón (BOA). «Estamos hablando de dos convocatorias públicas de subvenciones en dos cuestiones fundamentales».

De esta forma, una de las dos líneas de ayudas destina 1.296.160 millones a la promoción por parte de asociaciones y entidades privadas sin ánimo de lucro. Se quiere dar respuesta a las necesidades del sector y ayudarles a que tengan recursos para promocionar y asesorar a sus asociados. Siempre con el objetivo de que lo que se promocione sea «turismo seguro de Aragón», ha mencionado Aliaga.

Asimismo, ha evidenciado que para vender Aragón como un destino seguro, hay que hacer que los establecimientos cumplan con las máximas exigencias para proteger a los visitantes de la COVID-19 y de su trasmisión. En este punto, ha reconocido que el sector ha hecho un importante esfuerzo al respecto.

Las ayudas podrán ir destinadas a entidades privadas sin ánimo de lucro de ámbito autonómico, provincial, comarcal o local, que se encuentren debidamente inscritas en el registro correspondiente y cuyo objeto social sea la promoción turística o desarrollen un proyecto turístico o gastronómico en Aragón.

La subvención podrá alcanzar hasta un máximo del cien por cien de los gastos subvencionables y la inversión oscilará entre los 4.000 y los 60.000 euros. Las actuaciones deberán estar efectuadas y pagadas desde el 17 de noviembre de 2020 –día siguiente al de finalización del plazo de justificación de la convocatoria anterior– hasta el 15 de octubre de 2021.

En concreto, las iniciativas que podrán contar con ayuda serán la organización de celebraciones, concursos y eventos turísticos y gastronómicos; así como jornadas de sensibilización y formación, viajes de familiarización y jornadas inversas, también quedan incluidas en este apartado las actuaciones encaminadas a la creación de productos turísticos a través de la organización de rutas y paquetes turísticos por Aragón.

También campañas publicitarias y edición de material de promoción turística en distintos soportes; así como la creación de contenido turístico para el desarrollo online y offline, la gestión de las redes sociales, encaminadas a la promoción turística, así como la creación de webs y la adquisición de programas informáticos relacionados con la promoción turística.

Segunda línea de ayudas: medidas de protección

La otra línea de ayudas tiene como objetivo que los establecimientos se doten de medidas de protección, para ello el Gobierno podrá a su disposición 1,4 millones de euros.

«Lo que se pretende ahora es que los establecimientos se doten de las máximas medidas de prevención. Además, estas ayudas son retroactivas, por lo que entran las inversiones realizadas a partir del mes de junio del año pasado y las inversiones se pueden hacer también durante este año», ha detallado Aliaga.

En concreto, serán 1.394.000 euros –pudiendo ser ampliable hasta 500.000 euros más– los que se destinarán a ayudas al acondicionamiento de los establecimientos hoteleros –balnearios, campings, casas rurales, albergues o refugios, restaurantes, cafeterías, empresas de turismo activo y agencias de viaje– bares y empresas de banquetes.

Se financiará, con carácter general, hasta un máximo del 50 por ciento del coste elegible de la inversión, siendo necesario acreditar una inversión mínima de 1.500 euros y máxima de 10.000 euros (sin IVA) por establecimiento.

La presentación se hará de forma electrónica mediante la herramienta corporativa de la administración en el tramitador online del Gobierno de Aragón. Las actuaciones que podrán ser objeto de subvención deberán estar efectuadas y pagadas en el periodo que va desde el 25 de junio de 2020 hasta el 15 de septiembre de 2021.

En concreto, podrán acogerse a estas ayudas cerramientos fijos de terrazas exteriores en establecimientos, ampliación o instalación de nuevas terrazas exteriores, instalación de elementos calefactores en terrazas exteriores, puertas automáticas en el acceso, mamparas y/o elementos delimitadores de espacios, dispensadores fijos de gel hidroalcohólico, grifos y secadores de manos de funcionamiento automático, iluminación con detector de presencia en las zonas comunes y elementos de climatización o ventilación que mejoren las prestaciones de los mismos en relación con la transmisión del Covid-19 por medios aéreos.

También elementos fijos de almacenamiento que faciliten las labores de limpieza y desinfección, elementos no fungibles de desinfección, elementos de señalización para facilitar la circulación de flujos de personas, elementos de toma de temperatura, habilitación de procesos de trabajo digitales, proyectos técnicos que, en su caso, haya tenido que desarrollarse para la realización de las actuaciones señaladas.

HASTA EL 10 DE FEBRERO

La directora general de Turismo, Elena Allué, ha agregado que las solicitudes para ambas convocatorias se podrán presentar desde este miércoles hasta el próximo 10 de febrero.

Las convocatorias de ayudas dan cumplimiento a la colaboración público-privada prevista en el ‘Plan de choque del sector turístico de Aragón para combatir la crisis generada por el COVID-19’, en el que se contempla como actuación a realizar «la promoción turística de Aragón como destino seguro y sostenible. Para materializar la colaboración con empresas, agentes y asociaciones empresariales del sector turístico y como fórmula de optimización del gasto público, se hace necesario proceder a la convocatoria de ayudas en régimen de concurrencia competitiva».

EP