Uno de los radares pedagógicos que hay en Aragón. EP

El Departamento de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón ha impulsado la instalación de doce radares pedagógicos en un total de seis travesías, en las provincias de Zaragoza y Huesca, con el fin de aumentar el nivel de seguridad vial en las vías. La colocación de estos elementos ha supuesto una inversión de 34.272,60 euros.

Tal y como ha explicado el director general de Carreteras, Bizén Fuster, su instalación supone una mejora sustancial de la seguridad vial ya que informan a los conductores sobre la velocidad real a la que circulan y alertan sobre la velocidad a la que debería circular por la travesía. «Se informa con estas señales a los conductores que se aproximan a la población de la velocidad real a la que circulan y cuando la sobrepasan se les invita a que moderen esa velocidad».

«De las seis travesías afectadas en algunos casos corresponden a peticiones de los ayuntamientos o en otros casos son como consecuencia de actuaciones que hemos llevado a cabo», ha añadido Fuster.

En este segundo trimestre del año se han colocado radares en cuatro travesías, en Cariñena, Torrijo de la Cañada, Belmonte de Gracián y el barrio rural de Montañana en Zaragoza y en las próximas semanas se instalarán en Beranuy y Huerta de Vero.