IMPUESTOS

Aragón permitirá que se paguen las tasas con tarjeta de crédito

El consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón. - CORTES DE ARAGÓN.

La mayoría parlamentaria ha dado el visto bueno, este jueves, en la sesión plenaria de las Cortes de Aragón, al inicio de la reforma de la legislación sobre tasas y precios públicos, que posibilitará pagarlas mediante tarjeta de crédito y conllevará la modificación de 85 tarifas de 14 de ellas.

El consejero de Hacienda del Gobierno autonómico, Carlos Pérez Anadón ha explicado que el proyecto de ley de reforma del texto refundido de tasas aprobado en 2004 mediante un Decreto Legislativo y de la Ley de tasas y precios públicos de 2006 servirá para llevar a cabo «ajustes técnico-jurídicos y económico-financieros» a solicitud de los órganos gestores, ya que el Reglamento de las Cortes ya no permite aprobar, anualmente, las leyes de acompañamiento a los Presupuestos autonómicos, con las que se modificaba la fiscalidad año a año.

Ha señalado que se crearán tasas nuevas, como una para los guías turísticos, en respuesta a las peticiones del sector para evitar el intrusismo profesional; también otras relativas a expropiaciones forzosas o inspección en centros de gestión de estiércoles.

Entre las tasas modificadas, ha mencionados las de expedición de títulos académicos, inspección en centros de servicios sociales y ordenación de actividades industriales y mineras, al tiempo que se exime del pago de la tasa por la renovación de órganos de gobierno de asociaciones de madres y padres de alumnos.

Criticas del PP: «No es el momento de más impuestos»

La diputada del PP, Carmen Susín, ha rechazado el inicio de esta reforma porque «no es el momento de incrementar la presión fiscal sobre los ciudadanos y menos sobre la actividad económica», y ha recordado que el Gobierno de Aragón «se comprometió a no subir los impuestos» al aprobar la Estrategia de Recuperación Social y Económica, criticando que «a la primera de cambio» se creen nuevos hechos imponibles.

«Esta subida es improcedente en un momento fuertemente condicionado por la crisis derivada de la pandemia, tras un año en el que buena parte de los ciudadanos ha de afrontar una durísima situación de pérdida de ingresos, cierres de negocios e incrementos de los pagos».

EP