Arrestado un preso en la cárcel de Daroca por actividad yihadista

Actuación de la Policía Nacional en la cárcel de Daroca

Agentes de la Policía Nacional han llevado a cabo una operación contra la radicalización yihadista en el Centro Penitenciario de Daroca, en la provincia de Zaragoza, frustrando la actividad de un preso investigado por su presunta participación en delitos de adoctrinamiento y colaboración con organización terrorista.

Esta persona, condenada por delitos comunes, se dedicaba, en los diferentes centros penitenciarios donde ha estado recluido, a captar y radicalizar en el ideario yihadista a otros presos, ha informado la Dirección General de la Policía en una nota de prensa.

La operación ha sido desarrollada por agentes de la Comisaría General de Información y la Brigada Provincial de Información de Zaragoza, con la colaboración de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias y de la Direction Générale de la Surveillance du Territoire (DGST) marroquí, bajo la coordinación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional y la supervisión del Juzgado Central de Instrucción número 2.

La investigación comenzó hace unos meses, cuando los agentes tuvieron conocimiento, a través de Instituciones Penitenciarias, de la presencia de un recluso muy radicalizado que se encontraba realizando labores de captación y reclutamiento yihadista dentro del centro penitenciario donde se encontraba.

El trabajo desarrollado por los profesionales penitenciarios en el ámbito de la prevención, detección y control de los procesos de radicalización de naturaleza yihadista en los establecimientos penitenciarios fue determinante para la detección de la actividad radicalizadora del recluso.

Los agentes pudieron constatar cómo este individuo, extremadamente radicalizado, dedicaba gran parte de su tiempo en prisión a captar y radicalizar a otros presos. Además, mantenía un control férreo de sus adeptos evitando que entraran en contacto con otros reclusos ajenos a su fundamentalismo ideológico radical.

La investigación determinó que este individuo incitaba a sus seguidores para que agredieran a otros presos considerados «enemigos» y que había concretado amenazas directas contra autoridades judiciales españolas condicionadas a su cercana salida de prisión.

EP