Así ha quedado la reforma de la calle Santiago Lapuente: mandan los peatones y la vegetación

Así queda la reformada calle Santiago Lapuente. AZ

La reforma integral de la calle Santiago Lapuente, en el barrio de Jesús de Zaragoza está a punto de finalizar, tras seis meses de trabajos y una inversión de 255.090 euros. Ahora, esta vía se ha convertido en un espacio de prioridad peatonal, gracias a una plataforma única que la hace más accesible y con más de una veintena de árboles y especies arbustivas, con el objetivo de mejorar la calidad ambiental.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha visitado las obras acometidas hasta ahora en la calle Santiago Lapuente, junto a la consejera municipal de Infraestructuras, Patricia Cavero, quien ha subrayado que, como en el resto de las calles, lo que ha primado en esta «demanda histórica de la ciudad» ha sido conseguir una vía «amable, sostenible y para los peatones».

La calle cuenta ahora con una plataforma única para viandantes y vehículos, aunque la prioridad será peatonal. Para ello, se han adoptado medidas para calmar el tráfico y conseguir reducir la velocidad de circulación de los coches, como la elevación de la calzada en los cruces o el trazado no lineal que obliga a moderar la conducción.

Por su parte, el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha destacado que la calle Santiago Lapuente es la primera que se va a inaugurar en esta legislatura, en lo que tiene que ver con una renovación integral. Y ha agregado lo siguiente: «Va a ser la primera de lo que van a ser las calles de esta ciudad en el siglo XXI».

En este sentido, Azcón ha detallado que «las calles del futuro de Zaragoza» serán calles de prioridad peatonal, accesibles, más verdes y sostenibles, sin barreras arquitectónicas, y que todas las calles que se hagan a partir de ahora, tendrán muchos más árboles de los que tenían.

UNA CALLE CON 24 ESPECIES VEGETALES

Otra de las novedades de la reforma, que ha sido de 136 metros, ha sido la inclusión de vegetación. Aunque se están terminando de plantar, a partir de ahora, un total de 24 especies vegetales poblarán la calle, entre las cuales habrá tomillo, romero, rosa sevillana, herbáceas y rastreras.

Asimismo, se han sembrado parterres de césped y plantas trepadoras alrededor de la zona de contenedores, que servirán para delimitar el espacio y reducir el impacto visual. También se han instalado bancos orientados hacia los espacios verdes.

Igualmente, los trabajos acometidos en esta vía urbana han permitido eliminar las barreras físicas y colocar baldosas con relieve podotáctil a lo largo de toda la calle, lo que permite a las personas con visibilidad reducida orientarse durante todo el recorrido.

En materia de agua, se ha instalado un pavimento permeable que filtra la lluvia y ayuda al riego del arbolado; así como la sustitución de las tuberías de abastecimiento y saneamiento, y todas las acometidas domiciliarias, lo que reducirá las pérdidas de agua por roturas o fisuras.

Por último, en lo que respecta al alumbrado público, se han dispuesto más puntos de iluminación con farolas de tecnología led, a seis y cuatro metros de altura, lo que evitará la luz intrusa en las viviendas, reduciendo el consumo energético. Además, en los próximos días, las compañías privadas retirarán los cables colgantes que cruzan la calle de lado a lado en varios puntos.