Imágenes grabadas desde el helicóptero de la Guardia Civil con base en Huesca y que corresponden a la zona de Novillas.

Unos 100 efectivos de la UME están trabajando durante el domingo para proteger el pueblo, ya que el río llega a municipio de la Ribera Alta con casi 9 metros de altura.

La punta de la crecida se espera para la tarde de este mismo domingo, mientras que esta punta llegará a Zaragoza en la noche del martes o el miércoles de madrugada.

La delegada del Gobierno de España en Aragón, Rosa Serrano, ha subrayado la previsión en la toma de decisiones y la «rápida» movilización de los efectivos de la Unidad Militar de Emergencia (UME), así como del resto de Cuerpos implicados, para proteger los cascos urbanos del cauce antes de la llegada de los máximos niveles de la avenida del Ebro.

La UME ha desplegado 292 soldados en las zonas afectadas por la actual crecida del Ebro en su paso por Aragón desde este sábado a primera hora. Los máximos niveles, según las previsiones, se esperan a partir de esta tarde en los tramos altos del río, ha señalado la Delegación del Gobierno en Aragón en una nota de prensa.

Rosa Serrano se ha desplazado este domingo al Puesto de Mando Avanzado del Centro de Coordinación Operativa (CECOP) en Luceni y ha visitado la localidad de Novillas. En declaraciones a los medios, ha insistido en su llamamiento a la prudencia y ha solicitado que se eviten riesgos innecesarios por parte de la población.

«La avenida superará seguramente la riada del 2015, pero la coordinación entre administraciones y los modelos predictivos manejados por los técnicos están permitiendo tomar decisiones que minimicen los daños que se produjeron en años anteriores», ha señalado.

Imagen de la Guardia Civil