FRENTE A CORREOS

Así será el monumento a las víctimas de la covid en la Plaza Santa Engracia de Zaragoza

Recreación del monumento de granito negro y acero en forma de lazo que recordará a las victimas de la COVID-19 en Zaragoza - AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA

Un monumento de granito negro y acero en forma de lazo que forman dos zetas simétricas, en referencia a Zaragoza, recordarán a las víctimas de la COVID-19 en la plaza de Santa Engracia una vez que finalice la remodelación de este céntrico espacio de la ciudad.

Es el tributo con el que el Ayuntamiento de la capital aragonesa les rendirá homenaje y se situará frente a la fachada del edificio de Correos, en la zona más próxima al paseo Independencia. El memorial lo han presentado en rueda de prensa el alcalde de la ciudad, Jorge Azcón, la consejera municipal de Infraestructuras, Patricia Cavero, y la presidenta de la Asociación de Víctimas de la COVID-19 en Aragón, Mar Martín.

El lazo estará apoyado en el suelo en un extremo del que se eleva de forma que describe un plano inclinado con el otro extremo del monumento situado a 90 centímetros del suelo. Estará compuesto por una bandeja de acero inoxidable con láminas de acero corten y su parte superior dispondrá de losetas de granito negro pulido.

Además el perfil de acero tendrá cantos romos, especialmente en la parte situada junto al pavimento, para evitar accidentes y servir de señalización para personas con discapacidad visual evitando que puedan golpearse contra los laterales del monumento. Se ha diseñado para integrarlo en un espacio inclusivo y accesible.

Asimismo, La zona dispondrá de dos bancos para ofrecer comodidad en el momento de recuerdo y diálogo interior de las personas que lo deseen. El tributo irá acompañado por una placa con el escudo de Zaragoza en el que se podrá leer: ‘La Muy Benéfica Ciudad de Zaragoza recuerda aquí a cuantas personas perdieron en ella la vida, víctimas de la letal enfermedad de la COVID que, en el año 2020, afligió a sus habitantes, como a los del resto de Aragón y España, y de otras partes del mundo. En esta inscripción perpetúa, conmovida, su memoria’.

En su conjunto el tributo quedará inscrito en un rectángulo de 3,50 por 3,70 metros y los detalles de los materiales responden a sugerencias de la Comisión Provincial de Patrimonio.

NUEVO PAVIMENTO DE LA PLAZA

El tributo a las víctimas de la COVID-19 se instalará una vez que finalice la reforma integral de la plaza, que realiza el área de Infraestructuras, y que será un espacio peatonal accesible y armónico con la basílica de Santa Engracia y el resto de edificios de interés.

Esta misma semana ha comenzado la instalación del nuevo pavimento con losas de granito gris. Los trabajos se han iniciado en la zona más próxima de paseo Independencia, una vez que ha finalizado la renovación de las tuberías de abastecimiento de agua y se ha realizado la cimentación del alumbrado.

A lo largo de esta semana finalizarán también las labores de documentación de los últimos restos arqueológicos aparecidos en la parte próxima a la calle Costa, que corresponden a los muros del Monasterio de Santa Engracia. Los trabajos los realiza el servicio de arqueología municipal en coordinación con Patrimonio del Gobierno de Aragón, que supervisa todas las obras. Cuando concluya la fase de documentación, se procederá a proteger los restos con geotextil y con una capa de zahorra natural antes de colocar el nuevo pavimento.

LOS ZARAGOZANOS FALLECIDOS

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha elogiado el cariño e interés en la confección de la placa conmemorativa para recordar que Guillermo Aranda, de Sierra de Luna, el primer paisano que perdió la vida de una larga lista de 3.300 aragoneses, de los que 1.725 son zaragozanos.

«Por desgracia no serán los últimos», ha augurado, porque el virus sigue en la calle y «con dolor de corazón seguirá arrancándonos amigos familiares y vecinos de la ciudad».

Tras apuntar que todos los ciudadanos tienen a alguna persona cercana que haya pasado por esta enfermedad ha subrayado que Zaragoza formará parte de un homenaje a los que más han sufrido esta «maldita enfermedad», que son las víctimas y familiares.

Este monumento, ha añadido, es un homenaje al «ejemplo impresionante» de los profesionales sanitarios y de los servicios esenciales que «han dado lo mejor de si mismos durante estos meses y siguen haciéndolo». Antes de concluir ha manifestado: «desde el recuerdo, con unidad y compromiso los españoles formamos una sociedad capaz de superar los retos más difíciles que se nos ponen por delante».

EP