Así será la nueva avenida Navarra de Zaragoza: un gran paseo arbolado, zonas de descanso, carril-bici y menos coches

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, durante la presentación de la nueva avenida de Navarra. AZ

La avenida de Navarra en el distrito zaragozano de Delicias se transformará en un gran paseo arbolado con zonas de descanso para el disfrute de los vecinos, carril-bici y menos espacio para los vehículos.

La sociedad municipal Ecociudad tiene ya listo el proyecto de reforma integral entre la avenida de Madrid y el paseo Calanda. Esta primera fase supondrá una inversión de casi 4,8 millones de euros dentro de la Operación Calles y comenzará a ejecutarse en el primer trimestre de 2022.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, y la consejera municipal de Infraestructuras, Patricia Cavero han dado a conocer este miércoles los detalles del nuevo diseño, que se ha elaborado con la participación de las juntas de distrito de Delicias y Almozara y las asociaciones vecinales.

En los próximos días el Gobierno de la ciudad lo sacará a información pública para proceder posteriormente a su aprobación definitiva y licitar la obra en el último trimestre de este año.

Azcón ha destacado que la nueva avenida Navarra será «más amable y saludable para los peatones y contribuirá a poner en valor el comercio». Para ello pasará a convertirse en un gran paseo con aceras totalmente accesibles y libres de obstáculos que oscilarán entre los 4 y 6 metros de ancho; lo que además garantiza el acceso y maniobra de los Bomberos.

MÁS ÁRBOLES Y VEGETACIÓN

A lo largo de cada acera habrá una banda verde sobre las que se distribuirán el arbolado, zonas de descanso con bancos, fuentes, espacios lúdicos y de encuentro vecinal, zonas ajardinadas, entre otros elementos. Se plantarán más de 80 árboles de especies diferentes, en función del emplazamiento y el sol que vayan a recibir, y 750 plantaciones arbustivas y florales.

La vegetación se aprovechará también para integrar en la medida de lo posible los contenedores de basura, aprovechando diferentes especies para ‘ocultarlos’ pero garantizando siempre el acceso. El diseño contempla también zonas de descanso y encuentro con bancos y sombra y con pavimentos que favorezcan el drenaje y el reaprovechamiento del agua de lluvia.

Para ganar todas estas zonas para los vecinos, la nueva calle reducirá el espacio destinado a los vehículos e incorporará medidas para pacificar el tráfico. Así, pasará de tres a dos carriles de circulación por sentido, se eliminará el giro a la izquierda hacia la calle Iriarte Reinoso en sentido entrada ciudad y las zonas de carga y descarga se trasladarán a las calles perpendiculares.

De forma complementaria, se permitirá el giro a la izquierda hacia la calle Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, en sentido entrada ciudad, para favorecer el desvío de tráfico ‘no residente’ hacia la avenida Ciudad de Soria.

Además, se ampliará el número de pasos de cebra, lo que contribuirá a ralentizar la velocidad de los coches y mejorar la seguridad vial de los peatones, que dispondrán de zonas de refugio entre las dos calzadas pensadas especialmente para los colectivos que
caminan más despacio.

CARRIL-BICI HASTA LA CALLE RIOJA

La nueva avenida Navarra favorecerá también la movilidad sostenible gracias a la creación un carril-bici segregado de doble sentido que discurrirá por el centro de la avenida y que conectará con los de plaza de la Ciudadanía, paseo Calanda y calle Rioja.

De esta forma se atiende la petición de los vecinos, que habían solicitado prolongar el carril-bici hasta la calle Rioja a pesar de que este tramo queda fuera del ámbito de intervención de la primera fase de renovación.

Para ello, y como solución provisional, el carril-bici se prolongará desde el paseo Calanda utilizando el carril izquierdo de circulación en sentido salida ciudad.

Se renovará todo el alumbrado con tecnología led más eficiente y dos tipos de farolas: unas de 4 metros de altura para iluminar las aceras y espacios peatonales y otras de 6 metros para las calzadas. Para su tipología y ubicación se ha tenido en cuenta el desarrollo futuro del arbolado para minimizar afecciones.

SUBSUELO

Bajo el subsuelo la reforma también será integral. Se renovarán más de 2,4 kilómetros de tuberías, entre ellas el colector principal de aguas residuales y las conducciones de fibrocemento de agua potable que ocasionan frecuentes roturas.

Además se aprovechará para implantar una gran tubería arterial de agua que sustituirá a la que discurre por la calle Santa Orosia y que estará en funcionamiento cuando finalicen las fases I y II de la reforma.

Todas las canalizaciones semafóricas serán nuevas también y se dejarán realizadas la infraestructura para facilitar que otros servicios privados como telecomunicaciones y electricidad vayan progresivamente soterrando las redes que discurren por las fachadas.

En total, en esta primera fase, se actuará sobre una superficie de 16.000 metros cuadrados. La reforma de la avenida Navarra forma parte de la Operación Calles, el proyecto de renovación integral de siete vías impulsado por el Ayuntamiento de Zaragoza, que supondrá una inversión de 11,4 millones de euros.