Buceadores, drones y un helicóptero buscan sin descanso al joven desaparecido en el Ebro

Labores de búsqueda del menor desparecido - AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA

Los trabajos de búsqueda del menor de 13 años que desapareció en la tarde de este sábado en el Ebro, en el término municipal de Zaragoza, están siendo dificultosas, debido a la corriente del río y a los materiales de construcción que se encuentran en el fondo.

El concejal delegado de Bomberos del Ayuntamiento de Zaragoza, Alfonso Mendoza, ha informado de que a los dispositivos de buceo y de la unidad canina, se ha sumado un helicóptero de la Policía, y se ha activado la unidad de drones para poder tener una visión «mucho más cercana y rápida» de las orillas para localizar al muchacho, que fue visto por última vez a la altura del embarcadero de la Expo, en Ranillas.

Desde el Cuerpo de Bomberos se está haciendo todo el esfuerzo para poder encontrar al chico, y el operativo están participando unas 17 personas.

Mendoza ha resaltado la labor de estos profesionales que están rastreando la zona por donde se vio por última vez al menor, que vive en el Casco Histórico de la ciudad. Un pescador observó a unos chicos jugando, se dio cuenta que el menor se metió al agua y no salía, por lo que avisó de inmediato.

«Estos días de mucho calor es lógico acercarse a la orilla del río, incluso hacer lo que no se debe, que es meterse a la orilla, pero hay que tener mucho cuidado porque el río engaña mucho», ha indicado el concejal. «La lámina de agua en superficie parece que es plana, pero la corriente del río es mucha y muy fuerte, incluso casi en la orilla, y los profesionales de Bomberos se meten al agua con cuerdas de seguridad», ha añadido.

Alfonso Mendoza concejal ha hablado con los familiares del menor, a los que ha trasladado que hay que tener esperanza.

Por su parte, el Jefe de Intervención, Enrique Mur, ha explicado que «siempre se opera desde el primer punto donde ha visto al desaparecido y, a partir de ahí, y en función de la distribución de la corriente se establecen unas áreas de búsqueda de forma radial».

Mur ha relatado que se trabaja con todas las hipótesis, y que en la zona donde ha desaparecido el menor existe mucha corriente y una profundidad de entre tres y seis metros. «Se trata de una búsqueda palmo a palmo donde la visibilidad es muy reducida, hay que ir palpando todo el fondo. Lo único que nos parará es la noche o las limitaciones de visibilidad».

El coordinador de la unidad de buceo, José María Tabuenca, ha dicho que «se junta la fuerte corriente con el material de construcción que hay el fondo». La búsqueda se hace difícil, sobre todo por la corriente: «Vamos atados con cuerdas, pero cada compañero a distinto nivel por el material que hay abajo, y se ve muy poco».

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, quien ha participado en el acto del Día de Europa, ha trasladado «un abrazo sentido» a los familiares del menor desaparecido: «Espero que podamos encontrarlo pronto».

Azcón ha destacado la labor de los profesionales del Cuerpo de Bomberos de Zaragoza, que «están haciendo todo lo posible para intentar encontrarlo y está dando lo mejor, como siempre»