Imagen del vehículo que cayó al barranco cargado de hachís. Guardia Civil

El juez titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Jaca (Huesca) ha ordenado el ingreso en prisión de un ciudadano francés de 26 años de edad, a quien ha detenido la Guardia Civil en Canfranc tras abandonar un vehículo con 570 kilos de hachís.

Los hechos ocurrieron en la noche del 21 al 22 de junio, cuando una patrulla de la Benemérita recibió un aviso de un particular sobre un vehículo que circulaba a gran velocidad por el camino viejo de Orbil, en el término municipal de Villanúa.

Los agentes se dirigieron inmediatamente al lugar, donde estacionaron su vehículo. Minutos más tarde observaron un vehículo de alta gama que circulaba en dirección a ellos a una velocidad anormalmente reducida, llegando a aproximarse hasta unos 10 metros del punto donde estaban estacionados, lo que les permitió observar algunas características físicas del conductor.

El vehículo cambió de sentido y se dirigió hacia Castiello de Jaca, momento en que los agentes iniciaron la marcha tras el coche sospechoso y al acercarse encendieron las luces prioritarias para darle el alto, acelerando bruscamente el primer vehículo, cuyo conductor hizo caso omiso a las señales de la patrulla.

El vehículo era un turismo de alta gama con matricula alemana, siendo este tipo de coches el que habitualmente se dedica al transporte de droga entre España y el norte de Europa, por lo que la patrulla solicitó la presencia de más patrullas de apoyo para intentar darle el alto.

El conductor huido continuó unos 2 kilómetros más a gran velocidad, hasta que se salió del camino y continúo su marcha por un campo, colisionando con una valla y perdiendo el control del vehículo, por lo que cayó por un barranco quedando semioculto por los árboles y la maleza con las luces y el motor en marcha.

La patrulla accedió con gran dificultad hasta el lugar donde se encontraba el turismo, cuyo conductor se había marchado, por lo que los agentes iniciaron la búsqueda por las inmediaciones hasta que llegaron tres patrullas de Sabiñánigo, Panticosa y Canfranc Estación, que se unieron a la búsqueda.

Al realizar un reconocimiento del vehículo, los guardias civiles observaron que estaba cargado con numerosos fardos envueltos en plástico marrón de diferentes tamaños, advirtiendo un fuerte olor a hachís, por lo que acordonaron el lugar y custodiaron la carga.

La Benemérita contactó con el Centro de Cooperación Transfronteriza de Canfranc, sin resultados inicialmente, y también se personó la Policía Judicial de Jaca, que aprehendió los fardos, con 570 kilos de hachís.

A las 7.50 horas del 22 de junio, agentes del Destacamento de Tráfico de Jaca observaron a un joven cuya descripción podría corresponder a la del conductor del vehículo accidentado y que presentaba un mal estado físico. Los agentes le identificaron y le detuvieron como supuesto autor de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas.

Los agentes trasladaron al detenido al Hospital de Jaca, donde estuvo en observación durante dos días, pasando después a disposición judicial e ingresando en prisión.