Cáritas atiende en Aragón a un 40% más de personas en el primer semestre de 2020 por la pandemia

La pandemia ha hecho que Cáritas Aragón haya invertido ya todo su presupuesto. Gmaps

Cáritas Aragón ha atendido en el primer semestre de 2020 a un 40 % más de personas y familias con motivo del impacto de la COVID-19 en la sociedad. Así lo ha puesto de manifiesto en su Memoria 2019 que ha presentado la entidad junto al Informe de Empleo y Economía Social.

En esta ocasión, la entidad ha puesto el foco en las consecuencias de la pandemia sobre la ciudadanía aragonesa, por tanto, en la labor de las Cáritas que se encuentran en la comunidad autónoma.

En este sentido, en lo relativo al importe económico en ayudas la entidad ha informado en una nota de prensa que se han incrementado de un 70 a un 100%, según el territorio, de tal forma que muchas de las cáritas diocesanas han gastado en estos primeros seis meses el presupuesto estimado para ayudas económicas directas en todo el año actual.

Dichas ayudas han ido destinadas en su mayoría a cubrir necesidades en materia de vivienda, alimentación y salud, así como para paliar la brecha digital educativa.

El presidente de Cáritas de Aragón-La Rioja, Pedro Melero, ha considerado que estos datos reflejan la «gravedad» de las situaciones que se atienden. «Esta crisis no está siendo igual para todos y son los más frágiles quienes ven cómo empeoran sus condiciones de vida», ha añadido.

En palabras de Melero, «los problemas en materia de vivienda, así como la reducción o desaparición de ingresos familiares se ven ahora agravados, incrementando las situaciones de pobreza. Existe una honda preocupación por el futuro tanto en lo relativo al último trimestre de año como para el próximo año».

Mayor solidaridad

No obstante, el presidente de Cáritas en Aragón, ha destacado el aumento de la solidaridad de la sociedad aragonesa en las donaciones, el incremento del número de socios, así como en la incorporación de voluntarios, en su mayoría jóvenes, «que quieren contribuir de forma desinteresada para paliar esta grave situación», ha apostillado.

Por su parte, el secretario técnico de Cáritas Aragón, Jesús Luesma, ha expuesto que la pandemia del coronavirus ha paralizado el «lento» proceso de recuperación y ha trastocado todas las previsiones y cambiado los planes de desarrollo en todos los sectores socioeconómicos.

Según Luesma, «su impacto –el de la COVID-19– nos enfrenta a una serie de retos como: el problema en el incremento de la pobreza y la privación material que conlleva un alto volumen de demandas en ayudas con destino a personas y familias que tienen serias dificultades para afrontar como la vivienda; agravamiento de situaciones, en especial de las personas en situación administrativa irregular o solicitantes de asilo y refugio».

Más de 13 millones invertidos en 2019

La Memoria anual ha dado cuenta del destino de los 13.671.392,14 euros invertidos por el conjunto de las cáritas diocesanas en Aragón –cerca de un 11 % más respecto al año anterior–, para acompañar a un total de 23.754 personas, lo que supone una cifra muy similar al 2018.

Según Cáritas, estos datos demuestran la «lenta» recuperación económica durante el pasado año que, no alcanza a las familias aragonesas con la intensidad adecuada para mejorar de forma sustancial sus condiciones de vida.

La organización ha destacado que gracias a la aportación de voluntarios, cooperantes, donantes y socios, Cáritas está cerca de quienes más lo necesitan en cada momento, defendiendo sus derechos en las tres áreas fundamentales del desarrollo: necesidades básicas, sentido de la vida y participación social. Durante 2019, se contó con el desinteresado esfuerzo de 2.629 personas voluntarias y la participación de 318 personas contratadas.

Economía social

Durante el pasado año, 3.626 personas fueron acompañadas por Cáritas, de ellas 1.060 se insertaron en el mercado laboral. Para hacerlo posible, las Cáritas aragonesas invirtieron un total de 3.669.707,90 euros. Además de apoyar a las personas para que encuentren un puesto de trabajo en el mercado laboral, Cáritas también promueve iniciativas capaces de generar empleo a través de la economía social: iniciativas sin ánimo de lucro generadoras de empleos reales para personas en situación de exclusión. Las cuatro empresas de inserción y el centro especial de empleo de Cáritas contrataron a 102 personas, 74 de las mismas fueron para puestos de inserción.

EP