Cáritas ha suplicado sus ayudas a personas con empleo durante 2021. Freepik

Cáritas Diocesana de Zaragoza ha acompañado durante 2021 a 7.839 personas en 3.657 hogares, además de 6.450 intervenciones de orientación, acogida y apoyo psicosocial que ha llevado a cabo. También ha entregado un total de 12.544 ayudas económicas directas a familias, principalmente para vivienda y gastos básicos, por valor de 1.956.055,30 euros.

La secretaria general de Cáritas Diocesana Zaragoza, África Navarro, ha desgranado los datos de la Memoria de 2021, año en el que se han asistido a cerca de 8.000 personas. En esos doce meses se ha constatado un agravamiento de las condiciones de vida de las personas que ya estaban en situación de pobreza.

Las ayudas han ido principalmente destinadas a familias con hijos (21%), en gran parte, monoparentales, exactamente un 23,4%, una tendencia que se ha incrementado en los últimos años, un 34,9% se han correspondido con hogares unifamiliares, mientras que un 5,9% han sido para personas sin hogar.

Respecto a los datos registrados en 2020 ha habido un leve ascenso de los hogares monoparentales de un 3,4% y un leve descenso de un 1,9% de aquellas personas sin hogar que han solicitado ayuda.

En cuanto al empleo, el 42,9% de las personas atendidas se encontraban en situación de desempleo. A través de los programas de inserción laboral emprendidos por la Fundación por la Inclusión Social se ayudaron a 783 personas, de las cuales 107 consiguieron
un empleo.

Por otra parte, el porcentaje de personas que estaba trabajando y que ha pedido ayuda a la entidad es escaso, aunque supone un dato significativo en comparación a los datos de estos dos últimos años, ya que este porcentaje casi se ha duplicado. En 2019 un 5,8% de las personas acogidas estaba trabajando, mientras que en 2020 lo hacía un 9,3% y en 2021 un 10,1%.

En cuanto a las cerca de 8.000 personas que ha atendido Cáritas Zaragoza más de la mitad son extranjeras, en concreto un 58,3%. Dentro de este porcentaje, casi la mitad, un 47,9% tenían permiso de residencia y/o trabajo y un 10,3% de los extranjeros atendidos estaban inmersos en el proceso de tramitación de Protección Internacional.

Casi un 36% se encuentra en situación irregular, y aunque en ocasiones podrían conseguir un trabajo, no pueden acceder a él, y para cubrir sus necesidades básicas «quedan fuera del sistema».

Respecto al total de las personas atendidas –7.839–, los datos obtenidos han mostrado que un 68% de ellas estaban en edad de trabajar, pertenecían al rango de edad comprendido entre los 16 y los 64 años. Las mujeres representaron un 54,3% de las personas acogidas, mientras que los hombres, un 45,4%.