Comienzan los trabajos de estabilización del parking de Pza. Salamero antes de la retirada de la losa exterior

Obras de apuntalamiento en el parking de la plaza Salamero - MIGUEL G. GARCÍA

Los trabajos de emergencia para renovar la losa exterior del aparcamiento de la plaza de Salamero, cuyo punzamiento puntual descubrió fallos de tipo constructivo generalizado en toda la plataforma, están avanzando a buen ritmo. La empresa contratista encargada de las labores de retirada de la losa y de construcción de la nueva ha comenzado con el acopio de puntales que servirán, a partir de este lunes lunes, para el apuntalamiento de los forjados previsto en la primera fase de estabilización de la estructura.

Tras el vallado del exterior, la inspección de la infraestructura, y el análisis y cálculo de las actuaciones para una ejecución ágil y segura, los responsables técnicos de la obra han desarrollado un cronograma en diferentes fases. «El estudio previo es vital en este tipo de actuaciones, porque la obra presenta dificultades inherentes, y no debemos olvidar que es una obra urbana, lo que afecta a espacio, servicios o recorridos, y además se actúa sobre una estructura ya existente, que tiene más de 40 años y que ha presentado fallos
constructivos», han explicado desde el proyecto técnico de la obra.

Se ha comenzado una primera fase de estabilización, previa a toda la ejecución posterior, que supone, por un lado, el desmontaje de las instalaciones del parking en el sótano -1 y, por otro lado y de forma simultánea, la implantación de una medida de estabilización vertical: el apuntalamiento de todos los sótanos.

«Cuando se retire la losa exterior del aparcamiento, la estructura variará su resistencia y comportamiento, por lo que es necesario estabilizar y apear todo el aparcamiento antes de comenzar la demolición de la cubierta», ha manifestado el consejero municipal de Urbanismo y Equipamientos, Víctor Serrano.

«No se ha dejado de trabajar ni un momento, pero estamos ante una obra compleja», ha remarcado Serrano, quien ha indicado que «la primera fase de estabilización garantizará la seguridad y minimizará cualquier riesgo». Ahora todos los esfuerzos se centran en el interior del parking, pero próximamente los trabajos podrán verse en el exterior.

Por ello, Serrano ha vuelto a reiterar sus «disculpas a vecinos y comerciantes, que son quienes más están sufriendo y van a vivir los inconvenientes de las obras», si bien ha asegurado que «tienen mi compromiso de que haremos de la necesidad una virtud, y a partir de esta causa sobrevenida podremos lanzar un nuevo espacio ciudadano y urbano de alta calidad, sostenible y encarado a las nuevas exigencias y necesidades del desarrollo urbanístico que rige las principales ciudades europeas».

E.P