Desarticulada la séptima banda especializada en el robo de viviendas de Zaragoza este verano

Vehículo de la Policía Nacional patrullando en Zaragoza- POLICÍA NACIONAL

Agentes de la Policía Nacional han detenido este miércoles a tres personas, dos hombres y una mujer, de edades comprendidas entre los 28 y 33 años, todos ellos de origen sudamericano, como presuntos autores de varios delitos de robo con fuerza en domicilio y pertenencia a grupo criminal. Éste es el séptimo grupo criminal dedicado al robo en interior de viviendas desarticulado en lo que va de verano en la Zaragoza.

Los hechos se produjeron poco antes de las nueve de la noche, cuando varias patrullas de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana fueron comisionadas para que se dirigieran a la calle Castelvi de Zaragoza, donde, al parecer, se estaba produciendo un robo en el interior de una vivienda, ha informado la Jefatura Superior de Policía de Aragón en una nota de prensa.

El requirente del servicio fue el propio dueño de la vivienda, quien se encontraba fuera de la ciudad y a través de un sistema de video vigilancia pudo ver en su terminal móvil que había gente en el interior de su domicilio por lo que no dudó en dar aviso a la Policía Nacional.

De inmediato, se coordinó a varias patrullas para que se dirigieran al lugar, personándose en la finca en pocos minutos. Los agentes subieron hasta la cuarta planta del edificio, donde pudieron comprobar que las dos puertas se encontraban abiertas y las dos presentaban el bombín fracturado.

A continuación, accedieron a las dos viviendas, donde realizaron la requisa de las mismas, hallando el interior revueltas, si bien los autores del robo ya no se encontraban dentro.

Gracias al dispositivo de vigilancia, uno de los agentes observó a una persona que intentaba saltar hasta un patio de luces desde un primer piso, por lo que dio aviso al resto de patrullas, que de inmediato cubrieron el perímetro de la finca.

HUÍDA Y DETENCIÓN

Dos de los tres miembros de la banda salieron a la calle a través de un local contiguo al portal donde habían sucedido los hechos, emprendiendo la huida a la carrera, por lo que varios agentes comenzaron la persecución a pie, que finalizó con el arresto de estas dos personas. Durante la detención, los presuntos autores mostraron una gran resistencia y dos de los agentes tuvieron que ser asistidos en un centro hospitalario por diferentes lesiones.

La tercera integrante de este grupo, una mujer de 33 años, se fracturó una pierna cuando intentaba escapar de la policía saltando desde un primer piso al patio de luces, por lo que una vez detenida tuvo que ser trasladada hasta el hospital para ser asistida.

La rápida intervención de los agentes y la coordinación desde la sala hizo posible apresar a estos tres integrantes de la banda y recuperar los efectos sustraídos en las viviendas.

La Brigada Regional de Policía Judicial se hizo cargo de la investigación, que permitió comprobar que a estas personas les constan requisitorias por delitos contra el patrimonio en ciudades como Pamplona, Santander, Oviedo, Madrid y Toledo. Durante la mañana de este sábado han sido conducidos hasta el Juzgado de Instrucción en funciones de Guardia, donde serán oídos en declaración.

La Brigada Regional de Policía Judicial ha intensificado sus dispositivos durante los meses de julio y agosto, que han dado como resultado la detención de varios miembros de grupos itinerantes que operaban en la capital aragonesa.

Hasta el momento, se habían detectado bandas de origen georgiano, nacionalidad que compartían los seis grupos disueltos con anterioridad en el último mes y medio. El modus operandi de estas organizaciones consiste en seleccionar las viviendas, sobre todo en periodos vacacionales.

Las marcan con pequeños señuelos de plástico o hilos de pegamento, para comprobar si los moradores se encuentran fuera de la ciudad y así poder perpetrar el robo.

No siempre emplean marcaje de puertas, sino que llaman a interfonos con alguna excusa o bien escuchan a través de la puerta, incluso pueden llegar a desmontar la mirilla. En estos casos, seleccionan el objetivo en el momento.

La Policía Nacional ha dado algunos consejos de seguridad para proteger las viviendas, como inspeccionar las cerraduras y marcos de las puertas para detectar alguno de los marcajes anteriormente referidos, sobre todo cuando se regresa de las vacaciones.

En caso de detectarlos, no hay que quitarlos, sino llamar al 091 y acudirá al lugar una patrulla que realizará una requisa del inmueble y del resto del vecindario. Del mismo modo, hay que avisar a la Policía Nacional, si se encuentra la puerta del domicilio abierta o una ventana rota, no debiendo de acceder al interior.

Hay que procurar, en la medida de lo posible, no dejar señales visibles de que la vivienda está desocupada y contar con algún vecino o alguien de confianza para que recojan el correo. La Policía también ha recomendado no contar, ni subir fotos sobre las vacaciones en las redes sociales, mientras no se esté en casa.