Desmantelada una macroplantación de marihuana en Fayón con 1.540 plantas

Terreno intervenido por la Guardia Civil.

La Guardia Civil ha llevado a cabo el pasado 20 de octubre dos actuaciones, una de las cuáles ha permitido la detención de siete personas que acababan de cometer un robo en una plantación de cáñamo industrial ubicada en el municipio turolense de Calamocha y la otra el desmantelamiento de una macroplantación de marihuana en el término zaragozano de Fayón, que albergaba 1.540 plantas.

El citado 20 de octubre se desmanteló una macroplantación de cannabis, ubicada en el término municipal zaragozano de Fayón, por parte de agentes de seguridad ciudadana, el Equipo Roca y Policía Judicial de Caspe, en el marco de la Operación ‘Miller’ que la Guardia Civil está llevando a cabo en el ámbito nacional.

Para acceder al paraje donde se encontraba la droga, los agentes tuvieron que desplazarse en embarcaciones y, posteriormente, recorrer varios kilómetros a pie por caminos de difícil tránsito.

Una vez en el lugar, localizaron 1.540 plantas de cannabis de diferentes tamaños, que contaban con todo lo necesario para su cultivo, hallando además una zona destinada al secado de la sustancia, en la que se encontraban multitud de plantas colgadas para dicho proceso y medio centenar de sacos con casi 200 kilogramos de cogollos secos.

En otro lugar de la finca, se halló una zona de residencia de los cuidadores de la plantación, en donde había gran cantidad de comida y enseres para poder habitar en el paraje durante días. Dicha plantación contaba con diferentes puntos de vigilancia que permitían visualizar todos los accesos posibles al paraje.

A pesar de la minuciosa inspección del terreno, tanto a pie, como vía aérea con un helicóptero de la Guardia Civil, en esa actuación no fue localizado ninguno de los responsables de la plantación. Tras muchas horas de trabajo en el paraje, se logró desmantelar por completo la macroplantación y extraer las 1.540 plantas a través del embalse.

Robo en una plantación de cáñamo

En una nota de prensa, la Benemérita ha precisado que ese día, se recibió un aviso en la central de emergencias de Guardia Civil Teruel, según el cuál el propietario de una plantación de cáñamo industrial, ubicada en la localidad de Calamocha, informó de que se acababa de cometer un robo en sus instalaciones por parte de varias personas y que éstas habían huido del lugar en dos vehículos.

Con los datos aportados por el denunciante, la Guardia Civil estableció un dispositivo para la localización de los sospechosos que habían huido por la autovía A-23, en dirección a Zaragoza.

Como resultado del operativo, los vehículos –una furgoneta y un turismo– fueron interceptados por varias patrullas cuando circulaban por dicha vía a la altura de Muel y tras varios kilómetros de seguimiento, en los que los ocupantes hicieron caso omiso a las indicaciones acústicas y luminosas de las patrullas.

La Guardia Civil ha indicado que, mientras se perseguía a la furgoneta, sus ocupantes, en plena conducción, arrojaron a la calzada varias bolsas de grandes dimensiones que contenían plantas, lo que unido a la velocidad a la que circulaban y las maniobras bruscas para intentar huir, produjo un grave riesgo para el resto de usuarios de la vía, han apuntado desde la Guardia Civil.

Se trata de dos mujeres y cinco varones, uno de ellos menor de edad, todos de nacionalidad española, excepto el menor, con domicilio en Zaragoza, a los que se les ha imputado un presunto delito de hurto, además de otro contra la seguridad vial a los dos conductores.