Uno de los gallos encontrados en el tentadero. Guardia Civil

El Equipo de Investigación del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de Zaragoza ha llevado a cabo una investigación que ha finalizado con la localización de un tentadero de gallos de pelea en un inmueble del municipio zaragozano de  Alagón y la investigación de una persona como presunta autora de un delito de maltrato de animales domésticos.

El pasado 1 de julio la Guardia Civil llevó a cabo una inspección en el citado inmueble con el apoyo de Policía Local y veterinarios de la Oficina Comarcal Agropecuaria de la citada población.

En dicho lugar, donde se hallaba la persona que regenta el mismo de manera habitual, se localizó, en un patio al que se accede a través de una puerta apuntalada desde la planta baja, un “tentadero de peleas de gallos”, una báscula, botes de medicación para desparasitar animales, una mesa y varias sillas, pienso para animales, una red para coger gallos y otros efectos.

Además de hallarse toda la planta baja de la vivienda en pésimas condiciones de habitabilidad y multitud de basura. En la planta superior se localizaron un total de 4 gallos y una gallina que incubaba varios huevos, encontrándose todos en el interior de jaulas y dos de ellos heridos y con las crestas mutiladas.

El estado de dichos ejemplares fue comprobado por personal de la OCA quienes verificaron las malas condiciones en las que se hallaban, así como las de las instalaciones, iniciándose gestiones para el traslado de los animales y su reubicación a un lugar adecuado.

Imagen del tentadero donde peleaban los gallos. Guardia Civil

La Guardia Civil procedió el día 5 de julio a la investigación de un hombre de 31 años, nacionalidad española y vecino de Alagón, por un presunto delito de maltrato de animales domésticos con el agravante de la localización del tentadero, medicinas y demás elementos en un lugar no autorizado. Durante la inspección del inmueble también se detectó la posible manipulación de la instalación eléctrica de la vivienda para suministrarse de electricidad de manera ilícita, sobre la que se continúa la investigación
para verificar si existe delito de defraudación de fluido eléctrico.