La Guardia Civil pilla a un conductor en Calamocha a 130 km/h en un tramo de 40

La Guardia Civil ha investigado a un conductor por circular a una velocidad de 130 kilómetros por hora dentro de un control de movilidad, cuando el límite establecido era de 40, superando la velocidad permitida en más de 80, hechos que han ocurrido en la autovía A-23, a su paso por el término municipal turolense de Calamocha.

La Comandancia de la Guardia Civil de Teruel ha indicado en una nota de prensa que esto sucedió a finales del pasado mes de febrero, en el kilómetro 186,500 de la citada vía.

En el punto donde fue interceptado el conductor, los agentes del Subsector de Tráfico de Teruel habían establecido un dispositivo debidamente señalizado para el control de la circulación con motivo de las actuales restricciones provinciales por la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2.

Se considera a este hombre presunto autor de un delito contra la seguridad vial. Las diligencias han sido remitidas al Juzgado de Instrucción de Calamocha.

EP