Dinero que devolvió el médico de la residencia de Zaragoza. Policía Nacional.

Agentes de la Jefatura Superior de Policía de Aragón detuvieron el pasado jueves 16 de junio a un hombre de 69 años de edad, acusado de un delito de estafa.

La investigación se inició el pasado 13 de junio al tener conocimiento el Grupo de Policía Judicial de la Comisaría de Distrito de Delicias de la interposición de una denuncia en una Comisaría de Madrid en la que una mujer manifestaba que a su padre, que se encontraba interno en una Residencia de Zaragoza y que había fallecido recientemente, le habían realizado con fecha posterior a su muerte varias extracciones de sus cuentas bancarias, desconociendo quién podría haberlo hecho.

La denunciante explico que se puso en contacto con la citada Residencia ya que estaba preocupada porque su padre no respondía al teléfono móvil, comunicándole los responsables que su padre llevaba fallecido desde el 21 de abril pero que no tenían datos de la familia y que por ello no habían podido notificarlo.

Días después procedió a revisar los movimientos de la cuenta bancaria de su padre, comprobando que desde la fecha de su fallecimiento se habían realizado 5 operaciones diferentes, en concreto extracciones en metálico desde diferentes cajeros automáticos de Zaragoza y alrededores, por un total de 2000 euros, poniéndose en contacto de nuevo con la residencia y manifestando el responsable que todas las pertenencias de su padre se encuentran bajo custodia y que habían cambiado la cerradura de su habitación para ser ocupada por otro interno.

Los agentes tras realizar las investigaciones y gestiones pertinentes, lograron identificar al presunto responsable, que resultó ser el médico de la Residencia en la que estaba interno el fallecido, procediendo a citarle a dependencias policiales para informarle de su detención, donde de manera voluntaria se presentó sobre las 10 horas del jueves 16 de junio, reconociendo  los hechos en su totalidad.

Además manifestó a los actuantes que estaba muy arrepentido, por lo que el día anterior había enviado a través de un buzón de correos un sobre marrón conteniendo unos 4000 euros y la cartera del fallecido con su documentación y diversos efectos, poniendo en el remite Policía Zaragoza.

Los agentes tras ponerse en contacto con el Centro Logístico de Correos comprobaron que efectivamente había un sobre con las características aportadas por el detenido, procediendo a su recogida y traslado hasta dependencias policiales.

El detenido, que carecía de antecedentes policiales quedó en libertad tras declarar en la Comisaría a la espera de comparecer ante la Autoridad Judicial.