Detenido en Borja un delincuente muy peligroso: estafas, extorsión, robos, malos tratos…

Detención de un delincuente en Borja hace unas semanas. Guardia Civil

Un delincuente peligroso, que llevaba varios años huido de la Justicia, ha sido detenido por la Benemérita este viernes, día 3 de febrero, en la localidad zaragozana de Borja.

Especialistas de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Zaragoza han llevado a cabo el arresto del varón, al que le constan varias requisitorias de diferentes juzgados de Aragón, Andalucía y Cataluña, por delitos de estafa, extorsión, robo con fuerza, malos tratos en el ámbito familiar y lesiones.

La investigación se inició el 11 de diciembre del pasado año, fecha en la que la Unidad Orgánica de Policía Judicial recibió una comunicación de la Guardia Civil de Teruel relativa a la posible ubicación de un peligroso delincuente, posiblemente armado, en la localidad de Andorra (Teruel) y al que le constaban varias requisitorias judiciales en vigor.

Ante estos hechos, por parte de la Guardia Civil se llevaron a cabo gestiones a fin de verificar la presencia de esta persona en Andorra, constatando que se encontraba en esa localidad y que adoptaba diferentes medidas de seguridad con la finalidad de impedir su localización. Tras varios días sin que el requisitoriado saliera de su «escondrijo», finalmente se le perdió la pista.

El 1 de febrero la Guardia Civil tuvo noticias de que el hombre podría encontrarse en Borja, por lo que los especialistas de Policía Judicial hicieron numerosas gestiones para confirmar su presencia, lo que consiguieron en la mañana de este miércoles.

Por todo lo anterior, esta misma mañana se ha procedido a la detención de este varón, de 29 años, con requisitorias de diferentes juzgados de Aragón, tres de ellas de ingreso inmediato en prisión.

Tras su detención se ha podido confirmar que también se había escondido en Zaragoza. Todos estos desplazamientos le servían no solo para huir de la justicia, sino también para evitar ser víctima de un supuesto ajuste de cuentas, al haber herido gravemente a otra personas.

En esta operación han intervenido especialistas de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Zaragoza y Grupo de Reserva y Seguridad número 5 (GRS-5).