Detenido en Zaragoza un médico por realizar tocamientos sexuales a sus pacientes

Agentes la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la Policía Nacional de Zaragoza han detenido a un médico de atención primaria –que se encontraba realizando una sustitución desde el mes de octubre– como presunto autor de un delito de abusos sexuales por realizar tocamientos a sus pacientes con la excusa de tratarse de una revisión ginecológica.

Los hechos han tenido lugar en un centro de salud de la margen izquierda de la ciudad de Zaragoza, perteneciente al Servicio Aragonés de Salud, ha informado la Jefatura Superior de Policía de Aragón en una nota de prensa.

La detención ha tenido lugar este miércoles, 5 de mayo, y este individuo ya ha sido puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número 9 de Zaragoza, en funciones de guardia, esta mañana.

Desde la Jefatura han precisado que, según han relatado varias pacientes, cuando acudieron a la consulta de este doctor aquejadas de diversas patologías, el facultativo, valiéndose de su posición de confianza médico-paciente y refiriendo unos conocimientos de ginecología que no poseía, se ofrecía a realizar exploraciones mamarias, entre otras conductas, aún sin haber sido solicitadas por las mujeres, quienes, al no poner en duda ni de la profesionalidad, ni de la intencionalidad del médico, accedían a dicha exploración.

Las víctimas, en sede policial, definieron la forma de realizar las exploraciones mamarias como «no normales» tanto por la posición, como por la manera de efectuar la palpación.

El médico observaba a las mujeres mientras se quitaban la ropa, y en ocasiones se ofrecía a realizarlo él mismo. Mientras se encontraban desnudas, les realizaba comentarios sobre su belleza y otro tipo de indicaciones inapropiadas.

Además, todas las pacientes manifestaron un trato «excesivamente cariñoso» de este doctor, que las abrazaba continuamente y les realizaba tocamientos no compatibles con una relación médico paciente. A una de ellas llegó incluso a besarla sin su consentimiento.

Asimismo, el médico invitaba a las pacientes para verse fuera del horario de consultas y realizaba comentarios sobre la frecuencia con la que mantenían relaciones sexuales. Por el momento, hay siete mujeres perjudicadas, pero la investigación sigue abierta. Las posibles afectadas pueden dirigirse a la UFAM de la Comisaría de Actur-Rey Fernando de Zaragoza.