Detenido un joven por darle una brutal paliza a un hombre para sustraerle el móvil, en el parque Delicias

Imagen de la detención. Policía Nacional.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un joven de 20 años como presunto autor de un delito de robo con violencia, después de darle una paliza a un hombre para sustraerle su teléfono móvil, en el distrito zaragozano de Delicias. La víctima sufrió roturas óseas en un brazo y en varias costillas y, además, precisó de puntos de sutura en una herida en la cabeza.

Sobre las 16.35 horas del domingo, 25 de abril, entraron varios avisos a través del 091 en el que distintas personas alertaban de que un joven estaba propinando una «brutal» paliza a un hombre de mediana edad a las puertas del parque de Delicias.

Varios agentes policiales acudieron al lugar de los hechos, donde había llegado una ambulancia donde se asistía a la víctima, que sangraba abundantemente por la cabeza y llevaba el brazo fracturado.

Los efectivos empezaron a buscar al autor de los hechos, al que localizaron en la calle de Daroca, gracias a las indicaciones de los viandantes.

En el momento de la detención, C.H.N.M.M., de 20 años, mostró una actitud desafiante hacia los policías y de nulo arrepentimiento por lo sucedido, llegando a reírse cuando fue preguntado por los hechos. Entre sus pertenencias, los agentes encontraron el teléfono móvil de la víctima con restos de sangre de su legitimo propietario.

Apenas 24 horas antes, el mismo joven había sido detenido por una dotación de Policía Nacional después de haber protagonizado otras dos agresiones en un establecimiento cercano al parque Delicias. En concreto, golpeó al camarero y al cliente de un bar sin mediar palabra.

Por estos hechos fue puesto a disposición judicial y quedó el libertad el domingo. Sin embargo, después de la última agresión ha sido enviado a prisión.

Le constan más de una docena de detenciones, predominando los robos con violencia y las lesiones, las cuales tenían en común que sus víctimas eran elegidas aleatoriamente y les golpeaba de forma sorpresiva y desmesurada, incluso cuando ya estaban semiinconscientes en el suelo, ha informado la Jefatura Superior en Aragón de Policía Nacional en una nota de prensa.