Detenidos dos atracadores de bancos que operaban en pueblos de Zaragoza y Navarra

La Guardia Civil detiene a dos personas por atracar tres bancos en Navarra y Zaragoza - GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil ha detenido a dos hombres que habían atracado dos bancos en Navarra y uno en Zaragoza con un arma de fuego simulada con la que intimidaban a empleados y clientes para lograr el dinero y, una vez conseguido (llegaron a robar hasta 15.000 euros), encerraban a las víctimas en el baño.

La operación, denominada ‘Black Mask’, comenzó el pasado mes de junio, cuando uno de los detenidos accedió a la sucursal bancaria de la localidad de Buñuel (Navarra), intimidó al director y se llevó en una bolsa 5.400 euros. Antes de huir, el atracador encerró en el cuarto de baño a los tres trabajadores que se encontraban en el lugar en ese momento.

Asimismo, en el mes de octubre, se produjo un robo idéntico al anterior, pero esta vez en la localidad de Corella (Navarra). En concreto, un hombre accedía con el rostro tapado y arma corta a una entidad bancaria, encerrando a los testigos en el cuarto de baño antes de salir con los 6.000 euros del botín.

Los investigadores pudieron identificar a los autores, con antecedentes por hechos similares, gracias a varios testigos que les vieron huir en un vehículo y a las cámaras de seguridad. De hecho, en el último atraco que han llevado a cabo en Magallón (Zaragoza), los investigadores observaron cómo uno de ellos huía a gran velocidad en su vehículo.

Con el apoyo de la Unidad de Seguridad Ciudadana (USECIC) de la Guardia Civil de Zaragoza, el dispositivo establecido concluyó con la detención de esta persona. En el momento de la detención, el detenido portaba un arma corta de fuego simulada, un puñal de grandes dimensiones y una bolsa con 3.965 euros en su interior, coincidiendo con la cantidad exacta que había sido sustraída.

Además, en el interior del vehículo los guardias civiles localizaron la indumentaria con la que el autor de los hechos accedió al interior de la sucursal para cometer los hechos, así como dos teléfonos móviles. La visualización de cámaras de seguridad, así como el registro realizado en la vivienda autor, han facilitado la segunda detención.

La investigación ha sido llevada a cabo por el Equipo de delitos contra el Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil en Navarra.