Un autobús urbano de Zaragoza en la Plaza de España de la ciudad - EP

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha pedido a los trabajadores del autobús urbano de la ciudad y a la empresa concesionaria Avanza-Zaragoza que lleguen «cuanto antes» a un acuerdo porque «el Ayuntamiento está haciendo un gran esfuerzo por mantener la calidad del transporte, por mejorar los autobuses en nuestra ciudad». Por tanto, «vamos a llamar al diálogo constantemente porque una huelga no beneficia al transporte global de la ciudad», ha apuntado.

El comité de empresa ha anunciado que, tras reunirse el pasado jueves con la empresa y no llegar a un consenso, retomarán los paros el próximo lunes, 31 de enero, hasta el día 4 de febrero.

En declaraciones a los medios este sábado 29 de enero, día de San Valero, Azcón ha insistido en que el Consistorio cree que son las partes –trabajadores y empresa– quienes se tienen que poner de acuerdo «en un momento tan complicado como el que estamos viviendo en el transporte colectivo».

El alcalde de Zaragoza ha recordado que hay un 30 por ciento menos de usuarios y que en 2020 hubo que destinar 23 millones de euros adicionales al «agujero» que se creo en el sector del autobús.

El autobús atraviesa un momento «muy complicado» desde el punto de vista económico, fruto de la pandemia y es el momento en el que trabajadores y empresarios «tendrían que hacer un esfuerzo de llegar a un acuerdo», ha subrayado Azcón, para continuar: «En el momento en el que el mercado laboral está como está y en un momento en el que muchas empresas están sufriendo problemas muy importantes».

Sobre si el Ayuntamiento adoptará servicios mínimos, Azcón ha dicho que estos tienen que estar marcados por los servicios jurídicos porque «solamente así se puede equilibrar entre el derecho de huelga y el derecho de la movilidad de los ciudadanos».