La Guardia Civil ha inspeccionado el municipio de Moros para comprobar que todos los vecinos estaban desalojados. Los agentes han tenido que cruzar entre el fuego y el humo. La situación durante la tarde de este martes ha sido de desesperación ante la imposibilidad de controlar las llamas.

El director general de Medio Natural y Gestión Forestal del Gobierno de Aragón, Diego Bayona, ha informado que este incendio originado este lunes en la localidad zaragozana de Ateca ha quemado ya 5.600 hectáreas, según las estimaciones realizas en el último vuelo de reconocimiento efectuado esta tarde.

Ha reconocido que la situación es «compleja» y el viento y la baja humedad ha hecho que el fuego haya tenido un comportamiento «muy virulento» y haya sido «difícil trabajar».

Según ha contado, «se ha hecho un esfuerzo especial durante toda la tarde en defender la población de Moros, la que corría más peligro y se han focalizado allí todos los medios posibles». Esto ha permitido que el fuego no haya llegado a las viviendas, salvo a un corral. «El fuego ha llegado al municipio, pero se ha conseguido que, más allá de un corral, el resto de edificios estén en buenas condiciones».