El arquitecto Óscar Martínez nos habla de su proyecto La Otra Mirada Zaragoza: “Debemos aprender a mirar para poder ver”

Óscar Martínez, recién graduado en arquitectura de la Universidad de Zaragoza

Cuántas veces miramos y que pocas vemos. Nos perdemos entre pantallas el valor urbanístico de una ciudad que nos acompaña en nuestro camino. Faltos de curiosidad iniciamos rutas en el Google Maps sin un trazo fijo y envueltos en  direcciones robóticas, “a quinientos metros gire a la derecha”. Ya obsoletos, los mapas  que nos acompañaban en largos viajes, de los que el copiloto parecía tener control, enredado entre sus despliegues.

Para Óscar Martínez, recién graduado en arquitectura de la Universidad de Zaragoza, el objetivo era revalorizar ese trazo de líneas sin sentido, que tanto sentido tiene, y convertirlo en un objeto en el que pararse a mirar, para conocer. Es así como nace el proyecto “La otra mirada Zaragoza” (@laotramirada.zaragoza).

 

La importancia que para él tiene educar la mirada, pararse a mirar para realmente ver, le llevó hasta un cuadro que ahora ocupa multitud de hogares y negocios: “muchas veces nuestra forma de actuar y nuestra forma de sentir depende de cómo miramos y como vemos las cosas”.

Sin una noción urbanística, usual entre aquellos que no nos dedicamos a labores de tal calibre, ¿cómo dibujarías tú el plano de Zaragoza?. Este fue el principio de todo.  Óscar se dió cuenta que para muchos, Zaragoza, era una línea recta que hacía referencia al  tranvía y sus paradas, a esta línea le rodeaban una serie de manchas que parecían  querer reflejar los distintos barrios: “la gente no sabe cómo funciona estructuralmente su ciudad sino que en su cabeza tiene su propio plano acorde a lo que  vive, como vive y  en qué zona vive”.

 

Así pues, recuperó el valor de nuestra ciudad, bajo el, a veces más manso que bravo, río Ebro, referente protagonista en el diseño de “La otra mirada”. Zaragoza nace gracias a aquellos que vieron siglos atrás la riqueza de una tierra bañada por sus aguas. Es ahí donde nace el crecimiento exponencial de la, ahora, quinta ciudad más grande de España: “Zaragoza empezó a crecer hacia el sur hasta que se vió que el Ebro podía actuar, no solo como barrera, sino como un eje organizador así empieza a crecer hacia el norte en lo que conocemos com ACTUR”.

Valioso el Ebro, desde la estructura más colosal, a la vera de la Basílica del Pilar, hasta lo más artificial. La red de tráfico de nuestra ciudad,  incluidos los reconocidos tercer y cuarto cinturón, giran entorno al río. Consecuentemente, ha querido reflejar la importancia de su  trazo.

 

Óscar, es además ejemplo de jóven emprendedor que, como él mismo ha explicado, ha sabido indagar en la otra cara de la moneda: ”yo intente que la covid no me afectase de forma negativa, siempre entiendo las crisis como una oportunidad. Estoy seguro que sin la covid mi proyecto no hubiera sido igual ahora la gente valora a estar en casa y cuida su hogar y cómo enfocarlo”.

En tiempos difíciles apostar por innovar parece todo un riesgo que las nuevas generaciones están dispuestas a asumir. Disfrutemos ahora del valor de la mirada, del  ansia por conocer y entender el mundo artificial que nos rodea, aprendamos juntos a mirar de forma activa, inquieta, para ver lo que nadie ve y sobre todo  para no dejar de vernos.

 

Cristina Lázaro de Blas