El autobús urbano y el tranvía de Zaragoza pierden 53 millones de viajes en 2020 a causa de la pandemia

Interior de un autobús con viajeros con mascarilla POLITICA ESPAÑA EUROPA SOCIEDAD ARAGÓN MIGUEL GRACIA

El transporte público de Zaragoza ha cerrado el año 2020 con un desplome en el número de usuarios derivado de la crisis sanitaria de la COVID-19. Frente a las cifras muy positivas de 2019, en el que se batieron récords de viajeros, este año la pandemia, el confinamiento y la ralentización económica han supuesto una caída del 43,2 % de usos globales.

Así, de los más de 123 millones de viajes de 2019 se ha pasado a 70.087.752, según los datos provisionales. Esta disminución drástica en el número de usuarios se traduce, asimismo, en un importante agujero económico para el Consistorio, que se cifra entre 22 y 23 millones de euros.

En el caso del autobús urbano, en 2020 ha perdido casi 40 millones de viajeros: de los 94.164.615 de 2019 se ha pasado a 54.360.893, es decir 39.360.893 usos, un 42,3 % menos. La caída en el tranvía ha sido del 45,5 %: de 28.874.078 validaciones se ha pasado a 15.726.869, es decir, 13.147219 menos.

El desplome se produjo a partir de marzo, momento en el que se desencadenó la crisis sanitaria, el estado de alarma y las medidas de confinamiento, limitación de movimientos y posteriores restricciones de horarios, etcétera. En algunos momentos, la caída diaria de usos llegó a 90 por ciento tanto en autobús como en tranvía. De hecho, hasta el día 11 de marzo, todo hacía presagiar que podría haberse vuelto a batir la cifra de 2019.

En esos primeros días del año 2020, el autobús tuvo 18.736.128 viajeros, 292.756 viajeros más que ese mismo período de 2019. En el caso del tranvía, el dato también era positivo, con 113.000 validaciones más –5.794.395 en lugar de 5.681.295–.

La consejera de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca, ha recordado que estos datos, previsibles en el contexto vivido de la crisis sanitaria, «supondrán un enorme esfuerzo económico para el Consistorio, para el que esperamos contar con ayuda estatal, tal y como hemos reclamado reiteradamente desde hace meses desde el Ayuntamiento de Zaragoza».

«No obstante, pese al problema que supone esta caía de usos, estamos orgullosos de la gestión que hemos llevado a cabo. El servicio de transporte público se ha mantenido activo y al máximo de sus posibilidades en cada momento, para garantizar la seguridad de los usuarios y colaborar en el mantenimiento de la actividad ciudadana», ha señalado Chueca.

Además, ha recordado que Zaragoza fue la primera gran ciudad en iniciar la desinfección diaria de los autobuses y del tranvía, así como la primera en disponer de hidrogel en toda su flota. «Estas medidas, al igual que otras que se han ido implementando a lo largo del año 2020, han supuesto un gran esfuerzo, pero un esfuerzo necesario que volveríamos a repetir si hiciera falta, porque la prioridad ha sido que un servicio esencial como es el transporte se preste con las mayores garantías posibles».