El Gobierno de Aragón deja caer que vamos camino de la fase 1 en la comunidad

Veladores en el centro de Huesca. - EUROPA PRESS

El vicepresidente y consejero de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, ha comunicado este lunes que el gobierno autonómico está considerando la posibilidad de pasar a fase 1.

Aliaga ha estimado en que si todo sigue igual, se pueda pasar en Aragón a la fase de alerta sanitaria 1 –más flexible respecto a las restricciones para hacer frente a la pandemia del coronavirus que la 2, en la que actualmente está toda la comunidad autónoma–, una posibilidad que se ha tratado en el último Consejo de Gobierno, si bien será una decisión que anuncie el Departamento de Sanidad en función de la evolución epidemiológica.

Ha añadido que también se ha puesto sobre la mesa la prohibición de celebrar fiestas populares hasta el 31 de agosto ya que es una medida que perjudica a orquestas y espectáculos. «Si las cosas van bien, se podría hablar de eso también», ha observado Aliaga. «Esa sensibilidad existe, pero los datos de sanidad son los que marcan el tempus», ha aclarado.

El vicepresidente ha anunciado que la DGA ha recibido 5.200 peticiones al plan de ayudas a la hostelería y el turismo impulsado desde el Ejecutivo autonómico en colaboración con las diputaciones provinciales y los municipios, dotado con 50 millones de euros.

En rueda de prensa, ha dado a conocer dos líneas de ayudas a empresas, ha indicado que este martes, 22 de junio, finaliza el plazo para pedir estas ayudas y, a partir de ahí, se deberá analizar cada expediente, comparando la cifra de facturación de 2019 y la de 2020 y aplicar un coeficiente.

Aliaga ha precisado que el primer plan de choque para este sector recibió 3.200 solicitudes y finalmente fueron admitidas 2.700 ya que algunas no cumplían todos los requisitos. En el segundo, que incluyó también a bares y ocio nocturno, se recibieron 4.900 peticiones y han decaído 1.500 expedientes porque tenían deficiencias.

Por otra parte, se ha referido a la convocatoria de bonos turísticos, para estimular el consumo en el sector a través de las agencias de viajes, dotada con tres millones de euros, 1,5 aportados por el Gobierno de Aragón y 1,5 por las diputaciones provinciales –500.000 euros por cada una de ellas–.

El consejero ha considerado que el turismo ha comenzado «a moverse» y así se perciben tanto en el parque temático de los dinosaurios Dinópolis, en Teruel, como en el Pirineo, el Moncayo y la Sierra de Albarracín. «Si no pasa nada, puede ser un verano positivo», ha opinado.