El Gobierno de Aragón no acudirá a las manifestaciones del 8-M y desaconseja participar por la pandemia

Rueda de prensa de la consejera de Presidencia y Relaciones Institucionales del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, y de la directora del Instituto Aragonés de la Mujer, María Goikoetxea, para presentar los actos del Día Internacional de la Mujer. - GOBIERNO DE ARAGÓN

La consejera de Presidencia y Relaciones Institucionales del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, ha comunicado que el Ejecutivo autonómico no asistirá a las manifestaciones del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, y ha desaconsejado acudir a ellas con el objetivo de evitar la propagación del coronavirus SARS-CoV-2.

En la rueda de prensa para presentar los actos organizados con motivo del 8-M, que ha ofrecido junto a la directora del Instituto Aragonés de la Mujer (IAM), María Goikoetxea, Pérez ha dicho que existen «razones estructurales» para manifestarse, «rotundamente sí», pero también motivos «coyunturales» para evitarlo, «rotundamente sí», ha enfatizado.

«Estamos en un contexto de pandemia» y hay que eludir cualquier situación de riesgo «que propague el virus, que se contagia con rapidez», ha esgrimido la consejera, que ha agregado que existen «muchas maneras» para expresar el apoyo a la defensa de la igualdad, una tesis que ha hecho extensiva a «cualquier otro ámbito de lucha y defensa de derechos, por muy justificados que estén».

Pérez ha abundado al señalar que se está en un momento en el que «rozamos coger el pulso al virus y acabar con él», después de que «haya azotado a los más vulnerables y débiles de la sociedad, las mujeres también» y por eso hay que contribuir «a que esto acabe cuanto antes».

Así, «habría que evitar cualquier tipo de asistencia», si bien «eso no quiere decir que no compartamos la causa», sino que puesto que están limitados los derechos de movilidad y existen restricciones en muchos ámbitos e «incluso para despedir a nuestros seres queridos», es preciso «hacer un esfuerzo y contribuir a que acabemos cuanto antes con esta lacra».

La consejera ha aclarado que desde el Gobierno de Aragón han organizado otro tipo de actos «para mostrar nuestro compromiso inquebrantable con la igualdad y la lucha contra las tentaciones de acabar con hitos conseguidos en nuestra historia más reciente».

NO LO VAMOS A PERMITIR

Mayte Pérez ha advertido del «nuevo intento de criminalizar desde la derecha». «No lo vamos a permitir» y «lo vamos a denunciar las veces que sean necesarias», para rechazar a quienes quieren implantar «la ley del embudo: lo ancho para mí y lo estrecho para otros», ha dicho refiriéndose a que se critican las movilizaciones del 8M, pero no las de otros colectivos o por otras causas.

A su entender, «no es momento de manifestaciones en ninguno de los ámbitos» ya sea para la defensa de derechos estructurales o de sectores estratégicos «que lo pasan mal», «es momento de cumplir las medias y aceptar las recomendaciones que hace la autoridad sanitaria», ha enfatizado, para aclarar que no es una cuestión «de discurso», sino de «convicción personal» ya que «tenemos ser parte de la solución».

Pérez ha alertado de la «amenazada absolutamente velada por parte de los populismos de la derecha», del «intento de retroceso» y «regresión frente a los avances conseguidos», planteando «debates superados, chantajes que tienen como objetivo mercadear y jugar con los derechos alcanzados, que son conquistas de la sociedad en su conjunto, un esfuerzo colectivo que se ha convertido en derechos para conseguir esa igualdad, en la que todavía queda mucho por recorrer y mucho por venir».

INTENTO DESCABELLADO

En esta línea, la directora del IAM, María Goikoetxea, ha opinado que existe un «intento descabellado de las fuerzas de extrema derecha por criminalizar e invisibilizar» al movimiento feminista y parece que el resto de manifestaciones no preocupen tanto.

Ha añadido que a las que se convocaron en 2020 por el 8-M se las señala como «las grandes propagadoras y a las mujeres como conductoras» del virus, cuando «no se hizo la misma valoración» con los eventos deportivos o mítines que hubo en esas fechas, o con los conciertos que se han desarrollado después durante la pandemia.

Por otra parte, Goikoetxea ha explicado que el día 8 de marzo no habrá ningún acto dentro de la programación desarrollada por el Gobierno de Aragón con motivo del Día Internacional de la Mujer, «conscientes de que la sociedad se organiza» y es «momento de visibilizar y reconocer la labor que hacen desde otros espacios».

No obstante, ha abogado por «aceptar las recomendaciones que hace la autoridad sanitaria», «tener en cuenta la situación pandémica y cumplir con las condiciones sanitarias, garantizando nuestra seguridad y la del resto», sin renunciar «a seguir trabajando, buscando formas creativas de llevar a cabo a las reivindicaciones».

LEY TRANS

La consejera ha manifestado, en relación al borrador de la ley Trans nacional, que en esta materia «en el seno del Gobierno de Aragón no hay ningún tipo de discrepancia». «Estamos alineados, compartimos objetivos y estrategias, especialmente en este ámbito y no ha lugar plantear cualquier otra cuestión».

Así lo ha indicado en respuesta a una pregunta de los medios de comunicación, a lo que la directora del IAM ha apostillado que en Aragón se dispone de una ley en esta materia aprobada hace tres años, cuya aplicación «no ha suscitado ningún problema» y «es una ampliación de derechos».

Mayte Pérez ha complementado que esa ley se aprobó por unanimidad en las Cortes de Aragón la legislatura pasada y ha pedido «no crear problemas donde no los hay; bastante movido está el mundo».

EP