El granizo arrasa cosechas en varios pueblos de Zaragoza y Teruel

El granizo caído en la tarde de este jueves, 3 de junio, ha arrasado las cosechas en algunos municipios de las provincias de Zaragoza y Teruel, como en Santa Cruz de Grío, donde se ha perdido prácticamente toda la cereza que se había comenzado a recoger y también ha resultado afectado el olivo.

La concejal de Cultura, María Ángeles Cubero, ha explicado que precisamente es la cereza el cultivo más abundante del municipio, seguido del olivo. Los almendros ha sufrido daños igualmente.

Según ha contado, han quedado afectadas las tres cuartas partes de los cultivos y en el caso de la cereza «se ha perdido toda la cosecha de este año». También han resultado dañadas fachadas, tejados y caminos. Estos últimos se estaban arreglando en estos momentos por parte de la Diputación de Zaragoza, una labor que deberá comenzar ahora de cero, ha apuntado.

Cubero ha precisado que el granizo comenzó sobre las 16.00 horas. «Al principio cayó seco, que es el que más daño produce, una piedra gorda», «dejando calles y tejados blancos», y le siguió la lluvia, que se prolongó hasta las 19.00 horas, aproximadamente.

«Ha sido terrible», ha comentado, para asegurar que hacía mucho tiempo que no se producía una granizada tan dañina. Junto a esta localidad, Sediles y Belmonte de Gracián han sido las más damnificadas en la provincia de Zaragoza.

El consejero de Medio Ambiente de la Comarca Comunidad de Calatayud, Juan Luis Gómez, ha apostillado que también ha habido daños, en parte, en Miedes, Mara y en Orera. Ha detallado que hubo una primera granizada a las 16.00 horas y más tarde volvió a caer sobre las 19.00 horas, con una piedra «bastante grande y dura».

Además de los cultivos indicados, también se ha visto afectado el viñedo de estos municipios, «del que no queda ni el sarmiento porque estaba recién salido» y el cereal, «que estaba en espiga». También ha caído «mucha agua» que ha producido destrozos en caminos, ha expuesto el consejero comarcal.

TERUEL

Una de las poblaciones más perjudicadas en la provincia de Teruel ha sido Cucalón. Su alcalde, Alberto Gimeno, ha indicado que allí ha resultado afectado el 60 % del término municipal, con daños irreparables para las cosechas de este año en trigo y cebada. «Ha quedado inservible». También ha estropeado el girasol, que estaba recién plantado.

Gimeno ha relatado que sobre las 16.00 horas comenzó a llover y al poco rato a granizar, «con bolas del tamaño de un huevo de paloma». Los huertos del municipio han resultado «destrozado en su totalidad» y también tejados de uralita, canalones de PVC, que se han quedado llenos de agujeros, así como lunas de coches y carrocerías, tejas y algún alero.

Se formó también una tormenta grande entre el término de Lechón y el de Ferreruela de Huerva», municipios que también han resultado damnificados, así como Villahermosa del Campo.