El incendio declarado este jueves en el municipio zaragozano de Nonaspe ya ha superado las 1.200 hectáreas de superficie calcinada y todavía no se ha logrado controlar, según ha informado el director general de Medio Natural y Gestión Forestal del Gobierno de Aragón, Diego Bayona, tras la reunión, este viernes, del Centro de Coordinación Operativa (CECOP).

Bayona ha informado de que el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil está investigando las causas concretas de este incendio, aunque ya se sabe que se originó en una parcela de frutales de la localidad.

También ha explicado que las labores de extinción llevadas a cabo durante la noche, en las que han intervenido cinco cuadrillas terrestres y autobombas, han permitido estabilizar el perímetro. «El fuego ha tenido un comportamiento según lo esperado y la componente del viento ha sido importante en el avance de las llamas».

A lo largo de este viernes, se espera que haya de nuevo viento similar al de este jueves, con componente sur o suroeste, lo que dificultará las labores de extinción en el flanco derecho del incendio, «porque en esa zona todavía no se puede dar por estabilizado».

El director general de Medio Natural y Gestión Forestal ha informado de que en la mañana de este viernes se han desplazado hasta allí seis helicópteros del Gobierno de Aragón y se han solicitado medios ministeriales, la BRIF de Daroca y la de Cuenca, que se irán incorporando al incendio durante el día.

Asimismo, se mantiene la misma situación operativa, con el Procinfo activado en nivel 1 de emergencia, con lo que por ahora no es necesaria la intervención de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

RIESGO EN EL FLANCO DERECHO

Diego Bayona ha apuntado que en la jornada del jueves, el incendio «estaba fuera de capacidad de extinción, pero se ha trabajado muy bien durante la noche, lo que permite abordarlo y actuar en el flanco derecho», que es el que todavía puede abrirse y tiene superficie forestal para continuar avanzando.

Por este motivo, ha afirmado que es allí donde se centrarán los esfuerzos de las labores de extinción, aunque todo dependerá de cómo se comporten las temperaturas y el viento, que se espera que alcance los 30 kilómetros por hora.

En cuanto a los medios solicitados «son más que suficientes para afrontar la peor de las situaciones», ha considerado Bayona, quien también ha precisado que en caso de complicaciones, hay recursos para poder trabajar. No obstante, ha alertado de las altas temperaturas que se esperan durante este viernes, por lo que pueden surgir nuevos incendios que habrá que atender.

Igualmente, Bayona ha pedido extremar las precauciones a toda la población en general y, especialmente, a quienes tengan previsto desarrollar actividades en el medio natural. En la medida de lo posible, conviene que todo el mundo se quede en casa estos días y posponga ese tipo de planes para más adelante, ha apostillado.

NÚCLEO DE POBLACIÓN

Además, ha aseverado que el núcleo de población de Nonaspe no está en peligro, porque ha quedado a la cola del incendio, pero sí que ha sido necesario cortar algunas carreteras al tráfico, la A-1411 y la provincial CV-923. Está descartado el riesgo de daños personales o materiales graves.

«Nunca se sabe cómo puede evolucionar el fuego, pero la situación es favorable y el incendio, incluso visualmente, está en una situación mucho más tranquila», ha declarado Bayona.

Asimismo, ha recordado que el fin de semana, prácticamente, la totalidad de la Comunidad Autónoma de Aragón, salvo las cumbres pirenaicas, está en alerta roja por riesgo de incendio forestal. «Estamos en una situación muy complicada, ya que también se prevén tormentas secas con rayos, y por tanto, nuevos incendios», ha señalado Bayona.