El Mercado Central de Zaragoza, sin problemas de abastecimiento y una subida de precios del 5%

Imagen del Marcado Central. Aragón TV

El Mercado Central de Zaragoza no presenta problemas de desabastecimiento en ninguno de sus productos de alimentación, pero la subida de precios que se produce por Navidad, se ha adelantado unos 15 días respecto a 2020.

Esta subida, que es de una media de un 5 %, se produce en origen, sobre todo en algunos pescados y en la sección de frutería, ya que una vez que se ha agotado la provisión de productos de la huerta de Zaragoza los detallistas se proveen de alimentos de Almería y Murcia lo que encarece el precio por el transporte y la logística.

«Hay oscilaciones brutales, que en algunos productos ha llegado a ser el doble el precio de alimentos de Km 0 –con precios estables respecto a octubre– comparados con los de Almería», ha subrayado el gerente del Mercado Central de Zaragoza, Fernando Benito para incidir en que «lo local tiene mucha demanda y casi todo lo que se vende es de proximidad».

En declaraciones a Europa Press, ha comentado que la carne empieza a subir de precio, en concreto el ternasco y «no se sabe si es efecto navideño, de la crisis energética o una mezcla de ambos», ha indicado para considerar que el aumento del precio de la energía, el transporte y los herbicidas es el motivo de esta subida de precios, en origen.

El cliente puede comprobar que los precios han experimente ese incremento, que viene marcado de origen, los detallistas lo asumen y no lo repercuten por lo que sus mermas van acorde a este incremento, de un 5 por ciento de media, ha explicado.

MENÚS DE NAVIDAD

Los productos típicos de un menú de Navidad que ya han experimentado esa subida típica, que este año se ha adelantado unos 15 días, son los pescados, mariscos y ternasco, especialmente, con una media de encarecimiento del 10%.

En el caso del marisco, como los percebes y carabineros han aumentado hasta un 15 por ciento respecto a octubre; el ternasco ha pasado de 18,90 euros el kilo a 19,90 euros; y el pollo de 3,20 a 3,45 euros. Entre los pescados, los más demandados se encuentran el rape que de 24,90 euros el kilo ha alcanzado los 29,90 euros el kilo, la merluza se mantiene igual a 11,90 euros el kilo y el rodaballo sobre los 45 euros el kilo, que también ha aumentado en un mes pero menos.

Fernando Benito ha comentado que las ventas se mantienen con respecto al pasado año e incluso suben. «Los clientes dicen que somos más baratos que en el supermercado porque vendemos productos de proximidad. Al comprar todo el producto de la huerta de Zaragoza los costes no incrementan ni en transporte, ni en logística como sí ocurre con los procedentes de Almería o de otros países».

Asimismo, el gerente del Mercado Central de Zaragoza ha observado que no hay compras compulsivas porque el cliente puede adquirir en la tienda todos los productos todos los días y ve que no faltan. «Todos los días hay de todo, creo que la psicosis igual es en otros productos distintos a la alimentación como los bienes tecnológicos que precisan de los microchips».

Ha señalado que en las Navidades se adelantan las compras y este año «seguramente también», y ha precisado que se podrá comprobar de forma más fehaciente la semana previa al puente de la Constitución, que es «clave» porque «se cobra la paga extra y se nota un aumento en las ventas».

También, ha dicho que están asegurados otros alimentos menos demandados y «más exóticos» como la trufa negra, que puede alcanzar los 750 euros el kilo, pero en el Mercado Central «se puede encontrar» al igual que otros productos específicos bajo petición previa.

Sobre la forma de hacer la compra ha señalado que los ciudadanos al adquirir productos de alimentación prefieren el modo presencial frente al virtual, aunque las ventas por Internet se mantienen con una ligera subida de entre un 2 o 3 por ciento.

En este sentido, ha informado de que esta semana el Mercado Central se ha empezado a trabajar con Glovo. En concreto dos puestos de frutería y «en breve» se llegará a los 10 o 15 puestos, de los 55 detallistas, con representación de todos los sectores: hostelería, carnicería, charcutería, pollería y pescadería.

Uno de los primeros servicios con Glovo ha sido un pedido de un kilo de melocotones y otro kilo de manzanas. Si se sobrepasa la cantidad que pueden llevar para evitar riesgos laborales acude otro ‘rider’ para llevar el resto del pedido.

Como anécdota ha contado que durante el confinamiento llegaron a tener pedidos ‘online’ de frutos secos por importe de entre 50 y 60 euros y una cerveza.