El nuevo administrador apostólico: «No toleraremos fijar un aforo del 50% en El Pilar mientas que la cultura tiene el 75%»

El nuevo administrador apostólico de la Archidiócesis de Zaragoza, monseñor Vicente Jiménez, tras aceptar la Santa Sede su renuncia como arzobispo. - EUROPA PRESS

El hasta ahora arzobispo de Zaragoza y nuevo administrador apostólico de la diócesis, monseñor Vicente Jiménez, ha advertido de que sería una «discriminación» fijar aforos del 50 por ciento para actos religiosos y del 75 para los culturales en la semana en que la capital aragonesa va a estar en fase 2 coincidiendo con los días en que se deberían celebrar las Fiestas del Pilar. «No lo toleraremos».

Así lo ha manifestado en rueda de prensa, en donde ha dado a conocer que la Santa Sede ha aceptado su renuncia como arzobispo y le ha asignado el cargo de administrador apostólico hasta que tome posesión el nuevo arzobispo electo, monseñor Carlos Escribano.

El prelado ha explicado que la diócesis va a celebrar estas fechas «entre la preocupación, la alegría y la esperanza», con muchos actos que se han suprimido para evitar la propagación del coronavirus, como la Ofrenda de Flores, la Ofrenda de Frutos y Rosario de Cristal.

Sin embargo, ha apuntado que sí se ha mantenido la novena de la Virgen del Pilar y el «día grande», el 12 de octubre, con una misa solemne a las 12.00 horas en la Basílica, y el aumento de las eucaristías que se celebrarán de forma escalonada y cumpliendo los aforos en esa jornada para evitar aglomeraciones.

Monseñor Vicente Jiménez ha remarcado que los actos van a tener lugar «con todas las medidas sanitarias que prescriben las autoridades y con todas las garantías, como lo hemos venido haciendo hasta ahora».

Ha recordado que desde que se reabrió el templo del Pilar hay días que pasan por él hasta 1.500 personas y «no ha habido ningún problema», algo que ha agradecido a los fieles y al Cabildo Metropolitano de Zaragoza.

COMPORTAMIENTO EJEMPLAR

El administrador apostólico ha subrayado que estos meses el comportamiento ha sido «ejemplar» tanto en la Basílica del Pilar, como en todas las iglesias de la diócesis «y siempre hemos acatado las normas que se nos ha dado», ha constatado. Asimismo, ha informado de que el Cabildo Metropolitano de Zaragoza, las autoridades y la policía están «al tanto para garantizar el orden» el día del Pilar.

Según ha esgrimido, «la libertad religiosa es un derecho fundamental que no se puede restringir por una orden de un gobierno regional y por tanto el derecho de movilidad y el de libertad de culto estarán garantizados».

Monseñor Vicente Jiménez ha abundado al señalar que la Fiesta de la Virgen del Pilar se va a celebrar «porque tenemos derecho» a hacerlo, «sino sería discriminar a la Iglesia y las parroquias frente a otras instituciones, actividades y actos que se celebran», guardando siempre «todo el respeto a las medidas sanitarias y de seguridad».

EP