El nuevo contrato de limpieza incluirá la recogida diferenciada de materia orgánica en toda Zaragoza

Máquina de limpieza viaria en una calle - EP

La consejera municipal de Servicios Públicos y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Natalia Chueca, ha avanzado que los pliegos del nuevo contrato de limpieza pública incluirá la recogida diferenciada de los biorresiduos (materia orgánica) en todo el término municipal.

En el Casco Histórico y en la zona de contenedores soterrados se introducirá el denominado sistema «quita y pon», mientras que en el resto de la ciudad se incluye el quinto contenedor. Asimismo, se incrementa el cien por cien de equipos de recogida de grandes productores de orgánica, al tiempo que se crea un nuevo servicio de recogida de voluminosos dirigido a favorecer la inserción social.

Chueca ha realizado este anuncio durante la comisión de Servicios Públicos y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza en la que ha informado de que el nuevo servicio que se licite será más intenso y más amplio, aunque sin incremento de costes en el contrato, que ha cifrado en más de 700 millones de euros en los diez años de vigencia sin prórrogas, ha precisado.

Asimismo, se recuperarán servicios que fueron suprimidos en años anteriores –como los servicios en los meses de verano y en fines de semana– y se dispondrá de programas específicos de limpieza para afrontar problemas concretos que se producen en fines de semana, zonas de aportación desbordadas, entre otros aspectos.

Se crearán nuevos programas de limpieza intensiva en barrios y distritos, y un nuevo «plan frente a pandemias», ha avanzado la consejera de Servicios Públicos y Movilidad.

Otra característica del pliego será el objetivo de una máxima eficiencia tecnológica y energética para limitar la huella de carbono, con el uso de vehículos eléctricos y de gas, junto al fomento de la economía circular. En este sentido, se prevé la instalación de 74 puntos de recarga para vehículos eléctricos y puntos de instalación de suministros de GNC (gas natural comprimido).

La recogida de vidrio se hará con contenedores de carga lateral para intentar minimizar la presión sonora que produce y el riesgo en la recogida, además se incrementarán las hidrolimpiadoras y los servicios con agua a presión «que es muy necesaria para mejorar la limpieza en las calles de la ciudad», ha observado Chueca.

Las rutas de recogida se planificarán dinámicamente en función del nivel de llenado de los contenedores para reducir las molestias a los vecinos y reducir la huella de carbono.

AGENCIAS