El Gobierno de Zaragoza ha aprobado el expediente de contratación de la concesión demanial de la gestión y explotación del aparcamiento situado en la Plaza Salamero por 40 años. El valor de la utilización privativa de este dominio público objeto de la concesión es de 19 millones de euros.

El precio del contrato es el canon que cada adjudicatario ofrezca desglosado en un canon anticipado de, al menos, 6 millones de euros y de un canon anual de, al menos, 250.000 euros.

En el contrato se incluye igualmente que el coste de las obras de actualización a la normativa y exigencias técnicas del aparcamiento deberá ser asumido directamente por el concesionario por lo que la propuesta deberá incluir un anteproyecto con la inversión estimada de 3 millones de euros.

El plazo de duración de este contrato es de 40 años y el de presentación de las proposiciones es de 50 días naturales que comenzarán a computarse a partir del día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (BOPZ).

El Gobierno de Zaragoza también ha aprobado el Pliego de Cláusulas Administrativas que deben regir la adjudicación de esta concesión. El procedimiento para la adjudicación se realizará en régimen de concurrencia y se utilizará como sistema de adjudicación el concurso.

Estas cláusulas que regulan todo el régimen jurídico del contrato han sido elaboradas por la Cátedra de Contratación Pública Local de la Universidad de Zaragoza.

El anteproyecto a presentar deberá reducir el número de plazas existentes, hasta las 600, con el objetivo de ofrecer plazas más cómodas así como dotar al estacionamiento de un nuevo acceso de salida y diseñar todas las instalaciones del parking.

Además, deberá recoger aspectos como la definición de los controles de acceso, el diseño de plazas, la distribución por plantas o la reserva de plazas para personas con movilidad reducida. También el diseño de un nuevo acceso de salida para vehículos así como de accesos peatonales.

El proceso de concesión se desarrolla de forma paralela al de la urbanización de la Plaza Salamero y no impide, en ningún caso, el desarrollo del mismo.