El rector de la Universidad de Zaragoza: «No hemos tenido brotes, ni hemos tenido que cerrar aulas»

El rector de la UZ, José Antonio Mayoral. - CORTES DE ARAGÓN.

El rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, ha destacado este jueves que «a lo largo de este curso no ha habido que cerrar ningún aula y no se ha producido ningún brote –de COVID-19– que pudiéramos achacar a las clases presenciales». Ha comparecido en Comisión de las Cortes de Aragón a petición de PP y Cs.

Además, ha añadido, pese a nombrar en cada centro a un responsable COVID, este «ha tenido que actuar muy poco, gracias a medidas como el aislamiento, la distancia social y la ventilación de las aulas».

Igualmente, en relación con la pandemia, Mayoral ha recordado que «se reaccionó bastante rápido y se salvó un curso difícil para evitar que nadie pudiera no concluir sus grados o másteres» gracias a la implantación de la defensa de trabajos y evaluación digital «en un tiempo récord», así como la «instalación de portátiles, tarjetas SIM y soluciones de conectividad».

«Además, equipamos el cincuenta por ciento de nuestras aulas para clases en streaming, lo que nos ha permitido afrontar el nuevo curso adaptándonos a las directrices de la Dirección General de Salud Pública», ha expuesto.

En cuanto a la presencialidad, el rector ha manifestado que «ha dependido de las asignaturas y los centros», es decir, «ha habido clases totalmente online y otras totalmente presenciales».

Igualmente, «hemos tratado de mantener la presencialidad en colectivos no acostumbrados a la universidad, como los estudiantes de primer ciclo, y en las prácticas». «La evaluación ha sido continua y eminentemente ha sido presencial, tratando de evitar las aglomeraciones en la entrada y la salida a las aulas que se produjeron el primer día», ha sentenciado.

José Antonio Mayoral ha recalcado también que «el valor de la Universidad radica en su capacidad de transformación de la sociedad y de su entorno» y, en este sentido, ha destacado actuaciones como la bajada de la tasa de matriculación y, motu proprio con el Gobierno de Aragón, la decisión de «no incrementar las segundas y terceras matrículas» para «reducir la tasa de abandono».

Por último, en materia de retos a afrontar, el rector ha mencionado la presentación de «propuestas para el autoconsumo de nuestros edificios», la digitalización, la internacionalización, el «rejuvenecimiento de las plantillas», las «políticas de investigación», «la transferencia hacia la pequeña empresa y el sector rural» en aras de «crear riqueza fuera del centro de la Comunidad» o la «modificación de los estatutos de la Universidad de Zaragoza».

El rector ha concluido diciendo lo siguiente: «Yo creo que tenemos un efecto tractor clarísimo en una Comunidad donde solo hay una universidad pública, y esta tiene que ser competente y sostenible», ha concluido Mayoral.

EP