El riesgo de contagio en gimnasios es «prácticamente cero», según el sector

La Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (FNEID) ha manifestado que el riesgo de contagio por coronavirus SARS-CoV-2 en sus instalaciones, es decir, en gimnasios y centros deportivos, es «prácticamente cero».

El gerente de FNEID, Alberto García, ha aportado el dato de que, según el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, de los 19.256 brotes de la COVID-19 registrados desde el inicio de la pandemia y hasta el 4 de diciembre de 2020 en España, 84 se produjeron en gimnasios, hoteles e iglesias, según la clasificación establecida por el citado organismo, que no diferencia dentro de estos tres tipos de espacios.

Esto supone que en ellos han tenido lugar el 0,43 por ciento de los brotes, que no solo se refieren a los establecimientos que representa la FNEID, ha remarcado su gerente, que también ha aclarado que su actividad se diferencia de la del deporte federado, que tiene tus propios protocolos.

García ha subrayado que antes de la pandemia ya se caracterizaban por aplicar protocolos de higiene y desinfección elevados, pero, después, «se han multiplicado hasta por seis» estas labores. Además, se dispone de estaciones de limpieza, dotadas de material para que los usuarios puedan desinfectar el material y la maquinaria que utilizan, aunque desde la instalación «lo hacemos de manera permanente».

El gerente de FNEID ha resaltado, igualmente, que, en Aragón, todas las personas deben usar en todo momento la mascarilla en sus instalaciones, salvo cuando se duchan, acción que se hace en espacios individualizados, separados bien por mamparas o por muros.

García ha comentado que han adaptado las actividades dirigidas para poder ser realizadas con mascarilla, siempre se mantiene la distancia de seguridad, no se comparte ningún tipo de material en ellas y en ninguna se desarrollan acciones en las que se precise de contacto o colaboración entre personas.

RENOVACIÓN DEL AIRE

La Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas ha detallado que los gimnasios y centros deportivos han aplicado sistemas de renovación de aire que permiten la entrada «de aire limpio de forma permanente».

También emplean un sistema de trazabilidad, que prácticamente ningún otro sector puede ofrecer ya que cuando una persona accede a sus instalaciones se sabe «cuándo entra, qué actividad realiza, con quién y cuándo se marcha» de manera que si hubiera algún caso positivo, «se pueden facilitar todos los contactos», ha contado.

García ha apuntado, además, que no tienen clientes, sino socios, «y en ese sentido somos lo más parecido a los colegios» puesto «las mismas personas vienen de manera recurrente» e incluso, se crean, «de manera natural, ciertas burbujas» porque las personas suelen acudir los mismos días, a las mismas horas, a realizar su práctica deportiva y esto hace hay una coincidencia de entre el 80 y 90 por ciento de los mismos usuarios.

Por todo esto, ha remarcado que estos espacios «no son sitios peligrosos, al contrario, son seguros» y el riesgo de contagio de la COVID-19 es «prácticamente cero», garantizando el uso de mascarilla en todo momento, así como el mantenimiento de la distancia de seguridad.

VINCULACIÓN CON LA SALUD

El gerente de la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas ha añadido que los gimnasios desarrollan una actividad «vinculada a la salud» y más del 80 por ciento de sus usuarios acuden para mejorarla, con «socios de todas las franjas de edad».

En España, 5,5 millones de personas utilizan este tipo de instalaciones, quienes, si desaparecieran, «no tendrían donde realizar esta práctica, de manera supervisada y evitando lesiones».

En este punto, García ha explicado que hay estudios que reflejan que si toda la población española hiciera ejercicio de manera regular «se podrían ahorrar hasta 5.000 millones de euros» de gasto sanitario, mientras que las causas directamente relacionadas con el sedentarismo provocan 57.000 muertes al año en el país.

García ha sostenido, asimismo, que más del 40 por ciento de los ingresos en una Unidad de Cuidados Intensivos por la COVID-19 han sido personas con obesidad, mientras que hacer deporte es beneficioso para el sistema inmunitario y también aporta beneficios a la salud mental.

CARACTERÍSTICAS DEL SECTOR

La Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas representa a un sector que cuenta con 4.700 centros deportivos y gimnasios en toda España y, en Aragón, con 130. En su mayoría, el sector está compuesto de pymes y autónomos, si bien hay algún grupo grande.

En total, emplea a unos 214.000 trabajadores en el conjunto del país y a 6.000 en la comunidad autónoma. El 50 por ciento de sus trabajadores son menores de 34 años por lo que genera empleo joven y femenino, ha expuesto el gerente.

García ha advertido de que si la situación se mantiene como hasta ahora, con restricciones en su actividad y con nueve comunidades autónomas que no permiten abrir este tipo de instalaciones en estos momentos, a partir de marzo «podrían desaparecer hasta el 44 por ciento de las empresas» en todo el país.

Según ha dicho, la reducción de la facturación en 2020 sobre 2019 ha sido del 53 por ciento, con tres meses cerrados en todo España, entre el 14 de marzo y junio, mes cuando se produjeron las reaperturas, que variaron en fecha, según la comunidad autónoma.

En Aragón, además, se decretó su cierre en la tercera ola pandémica, entre el 6 de noviembre y el 15 de diciembre de 2020. Desde esa fecha están abiertos, aunque con limitaciones.

MUY INSUFICIENTES

El gerente de FNEID ha precisado que los créditos ICO y los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) han sido «buenas medidas» para los primeros meses, pero cuando los efectos de la pandemia se han prolongado más allá de los seis meses, para acercarse en estos momentos al año y con previsión de que se mantengan durante un tiempo son herramientas «muy insuficientes».

«Nadie puede aguantar más de seis meses con una facturación reducida en el 53 por ciento», cuando, además, se mantienen todos los gastos, con alquileres altos y mantenimiento de sus instalaciones y ha sido preciso acometer inversiones para adaptarse a la prevención y protección frente a la COVID-19.

García ha pedido ayudas directas, que no ha habido hasta ahora y que ha reclamado a todas las administraciones públicas porque el Gobierno ya sabe «cuáles son los sectores realmente afectados» por las consecuencias de la pandemia, algo que se puede comprobar a través de la caída de la facturación, por ejemplo.

A su entender, «hay que salvar a las empresas que han demostrado que han sido viables y han resultado afectadas por la pandemia sin tener responsabilidad en eso», sin que se hayan producido contagios en sus instalaciones, al revés, «aportamos beneficios a la sociedad», no solo económicos, también de salud, por lo que sería «lo justo» recibir ese apoyo.

El gerente de FNEID ha considerado oportuno que se les reconozca como servicio esencial puesto que se ha demostrado que son lugares seguros y contribuyen a la salud de las personas.

Finalmente, ha reconocido que el sector tiene la sensación de ser «invisible» para las administraciones, si bien ha apuntado que en Aragón mantiene en este momento una interlocución activa con del Departamento de Sanidad, la Dirección General de Salud Pública y la Dirección General de Deporte, y agradece que estén siendo «sensibles» a sus propuestas y valoren sus argumentos.