Incendio de Nonaspe. - VERÓNICA MORA

El director general de Medio Natural y Gestión Forestal del Gobierno de Aragón, Diego Bayona, ha informado de que el fuego, que ya ha arrasado 1.700 hectáreas en el término municipal de Nonaspe, en Zaragoza, está en una situación de control positiva tras labores de extinción nocturnas, pero las altas temperaturas y las fuertes rachas de viento que se prevén este sábado podrían favorecer la reactivación de algunos puntos.

Bayona ha señalado, tras la reunión del Centro de Coordinación Operativa Integrada (CECOPI)celebrada este sábado, que las predicciones meteorológicas, tanto en temperaturas como en viento, «son bastante malas», y en torno al medio día se esperan rachas de viento de alrededor de 40 kilómetros por hora, «lo que nos hace sospechar que se reactivarán diferentes partes, sobre todo del flanco derecho y la cabeza».

Las 1.700 hectáreas calcinadas afectan a los términos municipales de Nonaspe y Mequinenza, y en este sentido, el director general de Medio Natural y Gestión Forestal, ha apuntado que es difícil determinar la superficie total porque hay zonas que no están quemadas a causa de la orografía y discontinuidad que presenta el terreno.

En cuanto al viento, ha explicado que pese a que vaya a alcanzar una mayor velocidad que en las jornadas del jueves y el viernes, con 30 kilómetros por hora, «estamos tranquilos porque va a ser la misma evolución y se prevé que dirija el fuego al embalse de Mequinenza».

Los medios que trabajan en la extinción se mantienen en la misma magnitud que este viernes, con 14 aéreos y en torno a 200 personas implicadas. Sobre la causa, los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) continúan investigando, aunque se sabe que surgió de una parcela de frutales.

Alerta roja en caso todo Aragón

La Dirección General de Interior y Protección Civil informa de que Medio Natural y Gestión Forestal establece para hoy, sábado, 18 de junio, nivel de alerta roja de peligro de incendios forestales en todo Aragón, excepto Pirineo axial, donde el nivel de alerta es naranja.

En todo el territorio bajo alerta roja se podrían dar incendios de copas con focos secundarios, siendo de superficie de alta intensidad con antorcheos y, puntualmente incendios de copas en la zona con alerta naranja. Los principales factores de propagación serían el viento y la convección. Puede aparecer alguna ignición asociada a los rayos caídos en las últimas jornadas.