Pérgola movida por el viento en un bar de Valdespartera. Imagen de Beatriz Arechavaleta, redes sociales.

El Cuerpo de Bomberos de Zaragoza ha realizado 43 salidas a lo largo de este lunes, 31 de enero, debido especialmente, a las fuertes rachas de viento que ha soplado en la capital aragonesa y sin que se hayan producido daños personales. Las rachas han llegado a superar en Zaragoza los 80 kilómetros hora durante el lunes y las predicciones apuntan que el cierzo seguirá soplando durante este martes.

La mayor parte de estos servicios han tenido que ver con la caída de árboles, tejas, carteles o señales en la vía pública. Ha sido necesario apear dos pinos de gran porte en la Cuarta Avenida, en Torrero-La Paz y también han actuado en la N-232, donde un árbol ha caído a la carretera dificultando el acceso al cuarto cinturón.

Se ha estabilizado un andamio en la calle Mosén José Martínez, del barrio Oliver y una barandilla de un octavo piso en la calle Concepción Sainz de Otero del Actur. Además, han tenido que devolver a su posición una pérgola de unos 10 metros de una cafetería en Valdespartera, que ha sido desplazada por el viento quedándose en mitad de la calzada.

También una gran pérgola de un bar de la calle Ciudadano Kane, en Valdespartera, ha terminado en mitad de la calle.

Se han producido otras pequeñas intervenciones por caída de señales, alguna farola y persianas, provocadas por la fuerza del viento, ha informado el Ayuntamiento de Zaragoza.

Contenedores volcados en el suelo – EP

CARAVANA VOLCADA

Precisamente el viento ha podido ser el causante de que volcara una caravana en la A-23, a la altura de la localidad zaragozana de Zuera, que ha obligado a cortar uno de los dos carriles durante un par de horas, entre las 14.30 y las 16.30 horas.

Asimismo, en el puerto de Monrepós se han registrado atascos pero de escasa importancia, ya que el puente festivo de San Valero es local y afecta solo a la ciudad de Zaragoza.

El nudo de Sabiñánigo es donde se ha producido un «poco de tapón» sobre las 17.00 horas al ser un punto de confluencia entre los vehículos que bajan del valle de Tena y los que proceden de Jaca, han informado a Europa Press desde el Centro de Tráfico.