Imagen de la empresa ubicada en Plaza. Pikolin

El comité de empresa de Pikolin –OSTA, CCOO, UGT– ha reprobado la decisión de la dirección de que el personal del colectivo de oficinas vuelva al trabajo presencial en las instalaciones de Plaza, tras implantar el teletrabajo en la pandemia, y de retirar la medida de adaptación de horarios de entrada y salida, así como de los turnos de comedor.

La supresión de estas medidas demuestra «una total falta de empatía» de la empresa hacia el personal de oficinas, han apuntado desde el comité de empresa a través de una nota de prensa. Asimismo, han añadido que medidas como el teletrabajo, «beneficiaron a la empresa durante la pandemia de la COVID-19, facilitando el buen funcionamiento de estos departamentos e impidiendo el cierre total de la factoría».

«Cuando ya no le conviene a la dirección retira de un plumazo estas medidas, perjudicando a las personas trabajadoras que habían adaptado sus horarios y forma de trabajar, logrando una mejor conciliación laboral y familiar y obteniendo un ahorro en costes de desplazamiento», han criticado.

Además, han afeado el hecho de que la dirección empresarial haya planteado un ERTE, a la vez que la distribución de jornada irregular «para tapar las vergüenzas de su gestión a costa de las personas trabajadoras».