Erika Sanz deja su escaño en las Cortes de Aragón y abandona Podemos: «Ya no queda nada del proyecto»

Foto de archivo de la diputada de Podemos en las Cortes de Aragón Erika Sanz. - EUROPA PRESS

La diputada de Podemos en las Cortes de Aragón, Erika Sanz, ha comunicado que dejará su escaño cuando acabe el actual periodo de sesiones, en junio, y ya ha cesado de sus cargos en la formación morada en la comunidad autónoma y también la militancia hace una semana.

En rueda de prensa, ha manifestado que es una decisión «muy meditada», en la que lleva tiempo «reflexionando» y que se debe a que del proyecto que se inició hace siete años con Podemos «ya no queda nada».

Ha considerado un «error» haber entrado a formar parte de un Gobierno «con el PSOE de Javier Lambán» y el Partido Aragonés. «Las renuncias programáticas son muchas, más que las conquistas en este Gobierno y Podemos está asumiendo un papel de subalternidad», en el que «ha callado» ante muchas cuestiones, como la renovación de conciertos educativos, la ampliación de la estación de esquí de Cerler por Castanesa o continuar con las obras del embalse de Mularroya.

Sanz ha considerado que Podemos Aragón «abandonó la posibilidad de ser alternativa para construir una mayoría social hace tiempo, pero en este gobierno lo que se está viendo» es que «cada vez muestra una debilidad mayor, renunciando al programa con el que se presentó a las elecciones y callando cosas inaceptables», como la renovación de conciertos educativos, la ampliación de la estación de esquí de Cerler por Castanesa o continuar con las obras del embalse de Mularroya.

La parlamentaria ha explicado que ha tomado esta decisión ahora después de haber comprobado que el acuerdo de gobierno «se escora» hacia un lado, sin poder aportar soluciones «a las de abajo», y con políticas «antiecológicas», basadas «en el pelotazo y la precariedad», «obviando normativas europeas».

Ha criticado, entre otras cosas, el impulso a macrogranjas y macro proyectos de energías renovables, y que se haya puesto una «alfombra roja a Amazón», «con un modelo de economía digital que no respeta derechos laborales, no paga impuestos y acaba con el comercio local, que ahora tendríamos que proteger más».

Ha manifestado que volverá a su plaza de docente en la escuela pública y seguirá participando en movimientos sociales, que ha considerado otra forma de hace política.

EP