DISEÑO DE MONGE JOYEROS

Esta imagen de la virgen del Pilar tendrá cuatro metros de altura y será el nuevo icono floral de Zaragoza

Presentación de la estructura de la virgen del Pilar, de 4 metros de altura, que será el nuevo icono floral de Zaragoza - MIGUEL GRACIA

El conocido diseño artístico de la Virgen del Pilar realizado por Monge Joyeros, de Zaragoza, se convertirá en una gran escultura floral, de cuatro metros de altura, que será el nuevo icono de la ciudad y se podrá admirar en distintos puntos de la ciudad a lo largo del año.

El diseño de esta estructura parte de una propuesta realizada desde el Servicio de Parques, Jardines e Infraestructuras Verdes del Ayuntamiento de Zaragoza con el objetivo de ofrecer un elemento floral singular de referencia para Zaragoza, enmarcado en el plan de intervenciones florales, que se está realizando desde el pasado año.

Para su concepción y adaptación a este objetivo se ha contado con la participación de la empresa Flores Aznar. La estructura, de acero galvanizado, pesará unos 2.000 kilos en vacío y 6.000 kilos cuando integre las flores. Se está fabricando en unos talleres especializados –UCEFER, en Utebo– y se expondrá dentro de dos meses, aproximadamente.

El proyecto se ha presentado este lunes por la consejera municipal de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca, y el artista joyero Javier Monge. Esta conocida firma de la ciudad ha cedido los derechos de su diseño, conocido también como la «Virgen de Monge», para permitir que el Consistorio realice una reproducción de grandes dimensiones.

La pieza incorporará en todo su perímetro un espacio para la colocación de arreglos florales y llevará inscrito en su base el nombre de Zaragoza. En uno de sus laterales llevará, también, la firma de su autor.

UN REFERENTE INTERNACIONAL

Natalia Chueca ha explicado en rueda de prensa que, «más allá de las connotaciones religiosas, la Virgen del Pilar es un símbolo de Zaragoza, un referente en todo el mundo». «Del mismo modo que otras ciudades se han identificado internacionalmente por elementos simbólicos, nuestra ciudad tiene en su Virgen un icono no sólo conocido, sino también al que todos los zaragozanos nos sentimos apegados».

Para proyectar esa imagen se ha elegido la interpretación que hace de la figura de la virgen el joyero Javier Monge, «que es muy sintética, moderna y sencilla, y que permite, además, construir con relativa facilidad esa estructura floral en todo su perímetro, ha argumentado Chueca.

«Las flores –ha añadido Natalia Chueca– son algo consustancial a la virgen, como se refleja cada año en la tradicional ofrenda, pero además nos van a ayudar a situar a Zaragoza en el mundo como una ciudad verde, colorida y bonita».

Por su parte, Javier Monge ha reiterado: «la virgen del Pilar es un icono de nuestra ciudad, de nuestro origen y de nuestra cultura». Ha agradecido al consistorio el haber elegido su figura para conseguir esta estructura floral «que, sin duda, no va a pasar desapercibida», ha augurado.