Los frailes mercedarios, siempre trabajando en las prisiones

Hogar mercedario en el zaragozano barrio de La Paz.

Antiguos alumnos del Seminario Mercedario de Reus se ponen manos a la obra para que el hogar mercedario, que acoge a personas que están en riesgo de exclusión por estar o haber estado en prisión, no tenga que cerrar las puertas por falta de recursos.

Uno de los impulsores de esta iniciativa es Raúl Aragüés, antiguo alumno del Seminario. Nos cuenta la magnífica ayuda, a veces imprescindible, que recibe un chico cuando sale a la calle después de saldar sus cuentas con la justicia. Ahora es la sociedad la que está obligada moralmente a darles otra oportunidad. Y no es fácil este viaje que va desde las rejas de la cárcel a la calle. Se trata de facilitarles alojamiento inicial, de supervisar la socialización, de ayudarles en la inserción laboral. Enorme tarea.

-¿Por qué alumnos que estudiaron en un colegio de Reus se preocupan por la casa hogar de Zaragoza?

-Porque al seminario de Reus fuimos muchos chicos de pueblos aragoneses que ahora mayoritariamente vivimos aquí en Zaragoza.

-¿Qué os mueve a tomar esta iniciativa?

-Nos enteramos de esta situación crítica en la que se encuentra el hogar y como conocemos bien la labor que están haciendo y quién la lleva a cabo, decidimos dar un paso adelante e intentar ayudar en la medida de nuestras posibilidades.

-¿Cual es el objetivo y cómo esperáis conseguirlo?

-Por supuesto el objetivo principal, por la urgencia, es conseguir fondos para evitar que el hogar tenga que cerrar. En cuanto al cómo, pretendemos conseguir una red de antiguos alumnos y amigos de la Merced que colaboren con la cuota que cada uno considere. Un poco de muchos es mucho para unos pocos. Además estamos en contacto con instituciones públicas y privadas que sin duda, si pueden, nos van a ayudar. Sabiendo que estamos en un momento muy duro para todos.

-¿Los mercedarios sólo están en Zaragoza?

-También regentan los frailes mercedarios el Monasterio del Olivar, en Estercuel (Teruel),  donde tienen además una estupenda hospedería, un lugar idílico para el descanso. La estructura de la orden abarca 9 provincias diferentes. La nuestra pertenece a la provincia de la antigua Corona de Aragón, junto a Barcelona, Lérida, la comunidad valenciana, Mallorca, Guatemala, El Salvador, Panamá, Venezuela y Mozambique. A nivel internacional están presentes en 23 países de 4 continentes.

-¿Qué y quién está al frente del hogar?

-Si empiezo por el quién, te diré que el director es Álvaro Sican, el fraile mercedario que trabaja directamente en la prisión de Zuera, conocido desde hace unas semanas como el joven que pasó de pandillero a cura, y le acompaña en esa labor,  Jesús Rodríguez, ex-fraile mercedario, que es el monitor que está en el hogar apoyando a los usuarios.

En cuanto al qué, detrás está la orden de la Merced fundada en 1218 en la catedral de Barcelona por San Pedro Nolasco de la mano de Jaime I. Su historia va muy paralela a la historia de la corona de Aragón.

Estos frailes desde sus inicios se dedicaron a estar al lado de los más desfavorecidos, centrándose especialmente en las personas privadas de libertad. Hoy siguen con el mismo objetivo y, sin duda alguna, estos serán los frailes del siglo XXI, la Iglesia del siglo XXI.

Si estás interesado y quieres información, puedes contactar en el mail: info@obramercedaria.org o en la web: obramercedaria.org