Una mujer de 70 años ha fallecido en la residencia donde vivía después de que se le incendiara el pelo, que había peinado con laca, posiblemente por la chispa del mechero o del cigarrillo que había encendido mientras estaba usando una máquina de oxígeno.

El suceso ha tenido lugar este miércoles a media mañana cuando la mujer, «completamente válida» salió al exterior de la residencia del Grupo Vitalia, en la localidad zaragozana de Santa Fe (Cadrete), para tomar el sol y el aire y fumar.

«La vimos ardiendo y nos sorprendió la voracidad de las llamas y la combustión tan rápida», ha descrito el director de operaciones del Grupo Vitalia, Antonio Morales, quien ha contado que rápidamente intentaron sofocar el fuego que alcanzaba la cabeza y el tronco de la residente.

Lograron apagar las llamas, pero las heridas de la mujer «eran considerables» y tras avisar a los servicios de emergencia una ambulancia la trasladó al Hospital Miguel Servet de Zaragoza, donde falleció sobre las 16.00 horas, ha informado Antonio Morales.

Hasta el lugar también se desplazaron agentes de la Guardia Civil que han abierto una investigación para escalecer los hechos y con los que el Grupo Vitalia ha mostrado su total disposición a colaborar, han asegurado.