La dirección de Avanza, empresa concesionaria del autobús urbano en Zaragoza, ha lamentado que el comité haya roto las negociaciones, «a pesar de una oferta económica con incrementos retributivos al final de convenio en torno al 14 por ciento» y haya elegido, «una vez más, la huelga».

La huelga vuelve a los servicios del bus desde este martes. Los paros convocados son de 8.00 h. a 9.00 h.; de 14.00 a 15.00 h; y de 19.00 a 20.00 h. El jueves los paros serán de de 8.30 a 9.30, de 13.45 a 14.45 y de 19.30 a 20.30.

La empresa ha explicado en una nota de prensa que ha elevado su oferta económica y organizativa en el encuentro mantenido este lunes, en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje, con el comité, si bien la reunión ha concluido «sin avenencia entre las partes», a pesar del «esfuerzo negociador» realizado por la compañía y «los avances logrados en los últimos días».

Avanza ha detallado que tras haber conseguido cerrar, en una jornada «maratoniana», el pasado viernes, la práctica totalidad del articulado y el plan de igualdad, este lunes «no ha sido posible acercar posturas en las cuestiones económicas y no por falta de una nueva oferta más cuantiosa» por parte de la compañía.

La empresa ha propuesto una revisión salarial del 10% que, sumada a la antigüedad y a los diferentes pluses, supone un incremento retributivo promedio del 14% al final del periodo de vigencia del convenio. Sin embargo, el comité «la ha considerado insuficiente» y ha preferido «echar por tierra» el trabajo realizado hasta el momento «rompiendo las negociaciones para seguir adelante con la huelga».

Avanza ha calificado de «vergonzosa e irresponsable» esta actitud del comité y una «grave falta» de respeto hacia la empresa, sus trabajadores y la ciudad, pero especialmente hacia los usuarios del servicio, «que van a tener que volver a sufrir por su ambición económica desmedida».

Según el director de Avanza Zaragoza, Guillermo Ríos, «hemos hecho todo lo posible por llegar a un acuerdo, aportando mejoras en todos los aspectos, tanto económicos, como organizativos, pero todo ese esfuerzo no ha servido siquiera para desconvocar los paros; la actitud del comité hoy ha sido gravemente irresponsable y vergonzosa».