Investigado por homicidio imprudente: un irregular adelantamiento pudo causar el accidente mortal en El Burgo de Ebro

Imagen del fatal accidente ocurrido en El Burgo de Ebro. Guardia Civil.

La Guardia Civil está investigando a un conductor por homicidio imprudente al realizar un adelantamiento indebido que causó un accidente de cuatro vehículos (3 coches y un camión) el pasado 13 de mayo. En el accidente murieron los dos ocupantes de un vehículo que colisionó frontalmente contra un camión que venía en sentido contrario.

A las 19.40 horas del día 13 de mayo, el Equipo de Atestados de la Guardia Civil de Tráfico de Zaragoza fue alertado del siniestro ocurrido a la altura del punto kilométrico 200,700 de la N-232 (Vinaroz-Santander), en ambos sentidos, en el término municipal de el Burgo de Ebro, consistente en la colisión en cadena entre cuatro vehículos (tres turismos y un vehículo articulado), habiéndose producido, además, la colisión frontal entre uno de los turismos y el camión en una de las secuencias del accidente.

Tras realizar las correspondientes gestiones iniciales, inspección ocular y
toma de manifestaciones a los implicados, los agentes comprobaron que la primera
secuencia del accidente, desencadenante del mismo, se había producido
por el adelantamiento antirreglamentario por parte de uno de los
conductores de los turismos implicados.

Los especialistas de Atestados estimaron que esta conducta podría ser
constitutiva de un supuesto delito de homicidio por imprudencia grave, al
haber efectuado un adelantamiento en un tramo de vía en el que esta
maniobra se encontraba prohibida por la señalización vertical y horizontal
concurriendo, además, circunstancias meteorológicas adversas (lluvia),
maniobra que no habría podido finalizar correctamente, ocasionando el
siniestro con resultado de dos personas fallecidas y cuantiosos daños
materiales.