La curva de contagios en residencias se aplana tras empezar a administrarse la vacuna contra la COVID-19

La curva de contagios en residencias, en Aragón, se aplana tras comenzar a administrarse la vacuna contra la COVID-19. - DEPARTAMENTO DE SANIDAD DE ARAGÓN

La curva de contagios por coronavirus SARS-CoV-2 entre residentes y trabajadores de estos establecimientos en Aragón ha experimentado un aplanamiento desde que comenzó a administrarse la vacuna contra la COVID-19 el pasado 27 de diciembre.

Desde el Departamento de Sanidad del Gobierno autonómico han precisado que antes de esa fecha la onda epidémica que se registraba de los contagios en la población en general iba en paralelo, de forma simétrica, a lo que ocurría en las residencias.

A partir de esa fecha, se ha producido un aplanamiento de la curva en este último grupo. Así se observa en una gráfica elaborada por el Departamento de Sanidad sobre el número diario de casos por ámbito de exposición, diferenciando lo ocurrido en centros sociosanitarios respecto a la transmisión comunitaria, que permite apreciar la bajada de infecciones en estos espacios.

La consejera de Sanidad, Sira Repollés, ha explicado a Europa Press que tras comenzar a administrar la vacuna «ha llegado un momento en que los contagios han sido infinitamente menores» en residencias, algo «muy demostrativo de que estamos haciéndolo bien, de que estamos protegiendo» y que cuando se traslade a más población «irá disminuyendo la curva» de casos.

En la misma línea se pronunció este martes el director general de Salud Pública del Gobierno de Aragón, Francisco Javier Falo, quien en rueda de prensa señaló que recientemente ha habido un día donde no ha habido ningún nuevo contagio en residentes y trabajadores de estos centros «por primera vez en mucho meses», algo que puede «empezar a marcar lo que puede pasar de aquí en adelante».

E.P